Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Vía Mariana, un reto de 400 km

De los 1.000 peregrinos que han iniciado la ruta luso-galaica, solo 50 la han acabado

Dos peregrinos junto a un indicador de la Vía Mariana. // Anxo Gutiérrez

Medio ciento de personas de todo el mundo tienen en su poder una “Mariana”. Así se llama la acreditación de haber peregrinado los 382 kilómetros que separan Braga (Portugal) y Muxía y que conforman la Vía Mariana, un itinerario bidireccional entre santuarios Marianos de la antigua Gallaecia. El proyecto se ideó en 2017 y es realizable desde mayo de 2019. A su paso por la comarca transcurre por Arbo, A Cañiza, Covelo y Mondariz.

Han sido más de un millar los peregrinos de distintos puntos del mundo que se han solicitado una credencial para iniciar este camino que articula las antiguas vías de peregrinación Mariana de Galicia y del norte de Portugal, pero únicamente 50 caminantes han conseguido finalmente sellar todas las etapas y hacerse con el diploma; diseñado a partir de los escapularios medievales y las antiguas cintas de medida de las tallas de las imágenes.

"Muchos peregrinos de distintas nacionalidades han hecho algunas etapas de la Vía"

decoration

“Sabemos que hay muchos peregrinos de distintas nacionalidades que ya han hecho algunas etapas de la Vía pero, por la pandemia y otras razones de tiempo, dejaron pendiente terminarla más adelante”, explica María José Silva, presidenta de la Asociación Vía Mariana luso-galaica.

La Vía Mariana la han recorrido peregrinos llegados de Portugal, Hungría, Italia, República Checa, Alemania y Polonia. “También se han puesto en contacto con nosotros peregrinos de Reino Unido y Estados Unidos, pero por la pandemia no se han decidido a viajar todavía”, indica Silva.

Promoción

Muchos de los peregrinos internacionales que eligen la Vía Mariana han sabido de su existencia por el boca a boca, foros, conferencias, redes sociales o páginas web. La Asociación Vía Mariana intenta promocionarla con folletos informativos en colaboración con ayuntamientos como A Cañiza o Covelo. “Los estamos distribuyendo en albergues, oficinas de turismo. Están en seis idiomas e incluyen códigos QR”, destaca María José Silva, quien asegura que cada vez tienen más socios colaboradores (hostelería, ayuntamientos, comunidades de montes...) identificados con una pegatina.

Sin el propósito de completar toda la Vía Mariana, muchos senderistas eligen sus etapas cada fin de semana. Los ayuntamientos por los que transcurre también organizan salidas y es habitual ver en sus tramos grandes grupos de senderistas españoles y portugueses. La recomendación de la asociación impulsora es descargarse antes de iniciarla sus “tracks” en www.viamarinaalusogalaica.eu.

Compartir el artículo

stats