Los vecinos lo habían colocado con toda su ilusión para promocionar Vilas, el barrio de la parroquia de Morgadáns. Querían que se conociesen las espectaculares vistas a Baiona, Nigrán, Gondomar, el Monte Galiñeiro y la Ría de Vigo a través de la fiebre de los bancos mirador. Así que colocaron uno en su pico más alto. Lo inauguraron el 1 de mayo y ya no está. Alguien lo robó entre las últimas horas del miércoles y las primeras del jueves.

La comisión de fiestas de María Auxiliadora fue la encargada de colocar el asiento a 400 metros de altitud, en la llamada Laxe do Millo, una roca en la que los lugareños ponían a secar el maíz antiguamente para alimentar a los animales o molerlo para harina. La Entidade Local Menor de Morgadáns financió la pieza y el grupo que organiza los festejos en la zona lo instaló, con sus correspondientes anclajes metálicos.

Pero los autores del robo lograron arrancarlo “con una pata de cabra o algún elemento que usaron como palanca”, explicó ayer el presidente de la Entidade Local de Morgadáns, Alfonso Misa, que espera reponer el mueble el año que viene. Eso sí, “estará reforzado para evitar que lo arranquen”, asegura.

Una patrulla de la Guardia Civil acudió al lugar en busca de pistas de los asaltantes, al menos dos y con algún vehículo de grandes dimensiones para transportar el asiento. Tanto el pedáneo como los dirigentes de la comisión de fiestas han presentado la correspondiente denuncia y llaman a la colaboración ciudadana, “a ver si aparece”.