Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Granada recupera la memoria del ilustre médico redondelano Alejandro Otero

Catedrático de Ginecología y rector de la universidad andaluza, fue represaliado tras la Guerra Civil y falleció en el exilio en 1953

La alcaldesa de Redondela, Digna Rivas (tercera por la derecha), con los familiares de Alejandro Otero, ayer, en Granada. / FdV

La familia del ilustre médico redondelano Alejandro Otero Fernández (1889-1953), destacado político republicano que tuvo que vivir exiliado en México, pudo ver ayer como la Universidad de Granada –de la que fue catedrático de Ginecología y rector– honraba y recuperaba su memoria en un solemne acto.

La figura de Alejandro Otero fue recordada junto a la de otros miembros de la comunidad universitaria y de sus escuelas adscritas que fueron objeto de represión por motivos políticos, ideológicos o de creencias religiosas tras la Guerra Civil.

La universidad granadina sintió especialmente la represión franquista en su personal docente, administrativo y auxiliar, con ocho personas fusiladas –seis docentes de la propia universidad y dos de las escuelas adscritas– y 26 depuradas con una separación temporal, definitiva o traslado, de las que nueve eran catedráticos de la propia universidad, siete personal auxiliar, administrativo o de servicios, y diez personal docente y de servicios de las escuelas adscritas.

La alcaldesa entre el público, ayer, durante el acto de la Universidad de Granada. / FdV

La alcaldesa de Redondela, Digna Rivas, que estuvo presente en el acto junto a los familiares de Alejandro Otero, destacó la importancia de la figura de este ilustre redondelano, “que fue un extraordinario ser humano que abogó siempre por la justicia social, la igualdad y la humanidad”, principios que mantuvo hasta su muerte en el exilio en México, “que le impidió volver en vida a España y su Redondela natal”.

Desde el año 2013, el nombre de Alejandro Otero figura en el callejero redondelano, al igual que su nombre consta también en una calle de Granada desde 1981, ciudad donde en 2002 fue designado “Granadino Ideal”. Rivas, que mantuvo un emotivo encuentro con familiares de Otero antes del inicio del acto, recordó que los restos mortales de este ilustre redondelano “reposan desde 1955 en el recién recuperado cementerio de Os Eidos, que estaba en el más absoluto de los olvidos y que era preciso poner en valor por el significado histórico que tiene para Redondela”.

Alejandro Otero.

Una vida marcada por su compromiso político

Nacido en Redondela en 1889, Otero a los 15 años comenzó la carrera de medicina en la Universidade de Santiago en la que se licenció y doctoró. Cuando solo tenía 25 años ya ocupaba la cátedra de Ginecología en la Universidad de Granada, institución a la que siempre se mantuvo ligado, llegando a ser elegido rector en 1932. Desde este cargo Otero construyó la Facultad de Medicina y mostró un significativo compromiso social. Militante del PSOE y de UGT, fue elegido concejal en el Ayuntamiento de Granada y diputado en las Cortes Constituyentes de la II República. En 1934 fue encarcelado dos meses junto a otros dirigentes a raíz de los sucesos conflictivos del Bienio Negro, y al estallar la Guerra Civil tuvo que exiliarse en México hasta su muerte en 1953.

Compartir el artículo

stats