Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Virgen de la Roca se someterá a infrarrojos

Los restauradores achacan los desprendimientos a la humedad y usarán cámaras térmicas para comprobar si ha causado grietas internas

Visitantes en el mirador de la Virgen, a unos metros del punto del desprendimiento del 29 de agosto. // Marta G. Brea

Visitantes en el mirador de la Virgen, a unos metros del punto del desprendimiento del 29 de agosto. // Marta G. Brea

No existe peligro inminente de nuevos desprendimientos en la Virgen de la Roca. La estructura no presenta nuevas grietas visibles que puedan dar lugar a la fragmentación de más lascas de granito a corto plazo. Por fuera todo parece en orden pero el monumento de Antonio Palacios tiene que someterse a un chequeo completo para comprobar cómo está por dentro. Para ello se utilizarán cámaras térmicas que, a través de infrarrojos, mostrarán si existen grietas internas que pueden acabar en fracturas.

El gobierno pretende implantar un plan de mantenimiento con partidas anuales para realizar tareas de conservación cada diez años

decoration

Así lo explica el concejal de Urbanismo de Baiona, Víctor Muñoz, tras acompañar a los restauradores que se encargarán del estudio estructural en una visita preliminar al monumento. Los expertos de Proyecto Arte Restauración y Conservación de Arquitecturas y Bienes Históricos, la empresa que rehabilitó la corona de la imagen hace siete años y que recupera tesoros patrimoniales por toda España como la catedral de Santiago, apuntan a la humedad como principal causa de la fractura y caída de un fragmento del manto el pasado 29 de agosto. Según explica el edil, “se produjo por la corrosión de la armadura de acero que el arquitecto Antonio Palacios ideó como estructura revestida con granito. El acero se hincha por el efecto de la corrosión – puede aumentar hasta siete veces su tamaño– provocando una tensión que es la que rompe la piedra. La humedad que genera esa oxidación penetra a través del granito, que es muy permeable”.

El punto de la fractura, con el óxido de la estructura metálica a la vista.

El punto de la fractura, con el óxido de la estructura metálica a la vista. Neli Pilladon

Este efecto ha podido causar grietas que no se aprecian desde el exterior y por eso los expertos usarán las cámaras térmicas, herramientas que “miden la temperatura de los materiales y permiten comprobar si existen bolsas de aire que nos apunten a fisuras”, señala el edil.

La intervención requerirá andamios a lo largo y alto de la estatua

decoration

Tras esta primera toma de contacto, los restauradores realizarán un proyecto de intervención. Por un lado se reparará el fragmento desprendido –partido en tres trozos de entre 15 y 20 centímetros– y, por otro, se tomará la temperatura a toda la pieza. Para ello habrá que montar los andamios alrededor de la estatua, “y eso es lo más costoso” , indica Muñoz, dada la base rocosa e irregular que la rodea.

Un momento de la visita del concejal Víctor Muñoz y los restauradores. Neli Pilladon

Todavía es pronto para calcular cuánto costará la intervención, pero el concejal espera instaurar en el futuro un plan de mantenimiento de la Virgen de la Roca, “con una reserva anual de partidas para, al menos cada diez años, ir haciendo tareas de conservación necesarias”.

No hay fecha para los trabajos, “hay que hacer números”, recalca el concejal. Por el momento, el Concello mantendrá la valla para evitar que se acerquen visitantes a la cara frontal del monumento, aunque sí seguirá permitido el acceso al interior y al mirador del barco sobre un brazo de la estatua.

Compartir el artículo

stats