Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La biblioteca de Gondomar reabre tras año y medio de cierre

Clausurada desde el confinamiento, regresa a la actividad el lunes con sus 12.000 volúmenes catalogados por primera vez y ordenados

Rita Fernández ultima la ordenación de los volúmenes en la sala de lectura. | // N.P. Neli PIllado

Los usuarios de la biblioteca de Gondomar podrán volver a hacer uso de la sala de estudio y del préstamo de libros al fin desde el próximo lunes. Lo harán después de año y medio sin servicio y con importantes mejoras en la organización de los fondos. El Concello lo cerró el 14 de marzo de 2020 con motivo del confinamiento de la población para combatir los contagios de COVID. Desde entonces permaneció cerrado al público pero con actividad en el interior desde el pasado diciembre. El gobierno municipal quiso aprovechar el cierre para remodelar las prestaciones y contrató los servicios de Rita Fernández, licenciada en Historia y máster en gestión del Patrimonio.

La profesional trabaja desde finales del año pasado en catalogación de volúmenes de la biblioteca gondomareña. Ha realizado un expurgo de los 15.000 existentes para retirar aquellos repetidos o deteriorados de las estanterías, que albergan ahora un total de 12.000 libros. Los descartados y los menos demandados se guardan ahora en un almacén ubicado en la planta baja de la Casa da Cultura.

Los habituales de la instalación se encontrarán con una biblioteca más accesible. No solo porque incorpora al fin un ascensor para que las personas con movilidad reducida puedan salvar las escaleras, sino porque los libros se encuentran ordenados de manera intuitiva, por colores según edades y temática.

La especialista ha introducido además todos los fondos en una base de datos asociada a la Rede de Bibliotecas de Galicia para facilitar la gestión de los préstamos. Ha sido un arduo trabajo el de Rita Fernández. El servicio jamás ha contado con personal especializado. Han sido diversos becarios lo que han pasado por el mostrador y cada uno aplicó su propio sistema. De manera que “estaba todo manga por hombro”. Ahora la organización sigue el sistema de Clasificación Decimal Universal (CDU), generalizado en las salas de todo el país.

Cualquier persona que se ocupe de los fondos en el futuro podrá dar continuidad al trabajo de Fernández y mantener el orden. Además de buscar una nueva ubicación para la biblioteca, el Concello pretende contratar un bibliotecario/a en el futuro. “Existe la plaza en la Relación de Puestos de Trabajo pero la normativa nos impide contratar por el momento”, señala el alcalde, Paco Ferreira.

Libros con alarma antirrobo y un ascensor nuevo

Además del ascensor que la dota de accesibilidad en pleno siglo XXI, la biblioteca de Gondomar estrena un sistema de seguridad para evitar robos de libros. Durante el expurgo, Rita Fernández se percató de la desaparición de docenas de volúmenes. “Faltaban libros muy populares en las estanterías, pero sí estaban registrados en el ordenador sin que figurase que habían sido prestados”, explica. “Al no existir un control era fácil salir de la sala con ellos sin que nadie se diera cuenta”, señala. Ahora, todos los volúmenes tienen alarma antirrobo y en la puerta se ha instalado un arco de seguridad, de manera que ya no será tan sencillo llevárselos.

Compartir el artículo

stats