Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Operación gimnasio en el Juan María: objetivo 50.000 euros

Con las bicis estáticas y cintas colocadas en pasillos y aulas, el centro recauda fondos para acondicionar un viejo garaje para el deporte

Ponerse en forma en el Juan María Centro Juan María de Nigrán

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Ponerse en forma en el Juan María Neli Pillado

Con la operación bikini arruinada tras los excesos de las vacaciones, llega el momento del ejercicio. Septiembre es mes de recuperar la forma, la rutina y de volver al cole. Y en el centro de atención integral a las personas con diversidad intelectual Juan María inician hoy mismo las clases con el propósito de conseguir un gimnasio. El suyo es el único colegio de Nigrán que todavía no lo tiene y, en medio de una pandemia, se ha convertido en una verdadera necesidad. Acondicionar el antiguo garaje para habilitarlo cuesta 50.000 euros y han puesto en marcha una campaña para recaudar fondos.

“Juan María en forma!” es el reto del curso. Gracias a una subvención de 10.000 euros de la Xunta, la institución adquirió el año pasado varias bicicletas estáticas, cintas para caminar y correr e incluso máquinas de remo. Están ubicadas en aulas y pasillos, en rincones junto a escaleras o baños, donde había hueco. “A veces cuando queremos hacer deporte podemos molestar a nuestros compañeros que están en clase”, explican los propios usuarios a través de un vídeo elaborado para captar donaciones.

Un usuario practica con la cinta junto a la puerta de un aseo. | // CENTRO JUAN MARÍA Neli Pillado

El centro ubicado en la parroquia nigranesa de Parada dispone de salas como la multisensorial para trabajar la movilidad y la fisioterapia, pero todavía carece de un espacio específico para la gimnasia convencional bajo techo. Hasta hace poco más de un año los 105 usuarios se ejercitaban al aire libre, bien en las pistas deportivas del recinto, o bien en frecuentes excursiones a espacios naturales, parques o paseos de la comarca y alrededores. Pero la pandemia lo complica todo y “ahora es más difícil realizar salidas”, comenta Alberto González da Rosa, coordinador del centro. Además, “después del confinamiento y las restricciones nos encontramos con que necesitaban mucho el ejercicio”, explica.

Una joven, en la cinta en medio de una clase. // Centro Juan María

La situación sanitaria complica también la recaudación. Para evitar el riesgo de contagio, descartan la organización del ya tradicional concierto solidario que ofrecieron en los dos últimos años prepandemia para lograr mejoras. Los espectáculos permitieron comprar dos grúas de techo en 2018 para garantizar la accesibilidad a la piscina y a los aseos de los usuarios con movilidad reducida por 9.033 euros.

Y en 2019, lograron los aparatos de cocina para texturizar alimentos triturados para que resulten más apetecibles a aquellos usuarios con dificultades para tragar, por casi 20.000 euros. El objetivo es el más ambicioso esta vez y, sin evento benéfico a la vista, han empezado a contactar con diversas empresas y han abierto una cuenta bancaria en la que ya se pueden realizar ingresos (ES85 2080 0560 9530 4000 2631). Sirven también las ayudas en especie, como los materiales de construcción.

Compartir el artículo

stats