DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un semáforo mejora el cruce de la N-550 junto al colegio de Cesantes

Los trabajos están en marcha y comenzará a funcionar en un mes | La actuación responde a una demanda histórica de los vecinos

Perforación junto a la carretera N-550 en Cesantes, a la altura del colegio, para instalar un semáforo. / Pablo Hernández

Perforación junto a la carretera N-550 en Cesantes, a la altura del colegio, para instalar un semáforo. / Pablo Hernández

Los alumnos del colegio Outeiro das Penas de Cesantes por fin podrán cruzar la N-550 (Redondela-Arcade) sin poner en riesgo sus vidas. El Concello de Redondela inició ya los trabajos para la instalación de un semáforo en el entorno del centro escolar para reforzar la seguridad vial en esta carretera, la más transitada de la comarca. Con esta actuación se da respuesta a una demanda histórica de los vecinos de la zona y de la comunidad educativa, que llevan años reclamando el paso de peatones con señales luminosas que obliguen a parar el tráfico para poder cruzar la calzada con seguridad. Además este punto, en el que se sitúa también la intersección de la carretera de O Viso, registra un alto volumen de viandantes durante todo el año no solo por el alumnado del colegio de Cesantes, sino que también es paso obligado de peregrinos al estar ubicado en el Camino de Santiago.

Las obras se iniciaron esta semana con unas perforaciones en ambas márgenes de la carretera para la instalación eléctrica. Los trabajos los ejecuta la empresa Cíes Obra Civil por importe de 48.000 euros, financiados con cargo a las arcas municipales, según informó el gobierno local redondelano. El plazo de ejecución de la obra es de un mes, aunque se estima que pueda estar rematado antes si no surgen contratiempos. La previsión es que pueda estar funcionando a mediados del próximo mes de junio, antes de que finalice el curso escolar.

Meses de retraso

La actuación se desarrolla con varios meses de retraso, después de que a finales del pasado año el Concello remitiera toda la documentación para colocar el semáforo al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), quien expidió la correspondiente autorización. Sin embargo, según explican fuentes municipales, el inicio de las obras se retrasó debido a que fue necesario coordinar los trabajos con la compañía eléctrica, puesto que los trabajos se realizan en una zona común. Ambas actuaciones se coordinaron con la autorización del Ministerio de Transportes.

El paso de peatones con regulación luminosa quedará instalado en el tramo entre las dos paradas de autobuses y la intersección de la carretera de O Viso, junto al acceso al CEIP Outeiro das Penas.

El nuevo semáforo será con pulsador manual, similar al instalado el pasado año en Chapela en la carretera N-552 (Redondela-Vigo) a su paso por el barrio de Angorén, en las inmediaciones del colegio Alexandre Bóveda. Este punto de la parroquia de Chapela tiene similitudes con la zona de Cesantes en la que se colocará el regulador luminoso, ya que la N-552 soporta un elevado tráfico rodado al tratarse de uno de los viales de acceso a la ciudad de Vigo y en ese tramo en concreto se habían producido atropellos y accidentes de tráfico graves.

Compartir el artículo

stats