Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El parking de A Ramallosa reabrirá tras el verano con las 4 primeras horas gratis

Tras cuatro años de cierre y dos de la quiebra de la empresa, el Concello se queda con el negocio a coste cero y prevé ofrecer abonos mensuales a los vecinos a bajo precio

Patricia Diego, Juan González y Diego García Moreira, ayer, ante el acceso cerrado al parking.

El único aparcamiento subterráneo municipal de Nigrán ya es 100% público. El Concello ya no solo es titular del inmueble ubicado junto a la piscina de A Ramallosa, sino también del negocio. Se lo ha quedado gratis tras quebrar Estacionamientos Valle Miñor S.L., la empresa que lo construyó en 2005 con una inversión próxima a los 3 millones de euros y lo explotó de 2007 a 2017. El gobierno municipal descarta sacarlo a concurso de nuevo. Lo gestionará de forma directa y prevé reabrirlo después del verano con las cuatro primeras horas gratuitas “para favorecer la actividad comercial del entorno”. Así lo confirman el alcalde, Juan González, y el concejal de Urbanismo, Diego García Moreira, que comprobaron ayer mismo el “perfecto estado” de las instalaciones en una visita acompañados de la concejala de Comercio, Patricia Diego.

En los próximos tres meses, se limpiará y acondicionará el aparcamiento y se aprobará la ordenanza de usos y precios

decoration

Son 357 plazas repartidas en 4 plantas las que ofrece el parking, cerrado desde hace cuatro años. La concesionaria echó la persiana en enero de 2017 tras nueve años de actividad. Los propietarios alegaron pérdidas económicas y el Concello le abrió expediente sancionador por un supuesto incumplimiento del contrato. Pero la sociedad dio en quiebra y el Juzgado de lo Mercantil Número 3 de Pontevedra acordó su disolución en marzo de 2019. El proceso de liquidación sigue activo a través de concurso de acreedores y la Administración municipal está “tramitando la remunicipalización y ya estamos en la última fase para recuperar los servicios de luz y agua sin asumir ninguna deuda”, señala el regidor. El siguiente paso será aprobar en pleno una ordenanza de uso y precios públicos, actualizar la maquinaria que sea preciso tras realizar una revisión profunda y acometer una limpieza.

Unos trabajos que se realizarán en “2 o 3 meses”, de manera que el estacionamiento pueda reabrir sus puertas al final del verano, calcula el edil de Urbanismo. En cualquier caso, “será mucho antes de licitar las obras de humanización de la Rúa Manuel Lemos”, recalcan tanto el alcalde como el concejal. Y es que el proyecto que el gobierno hizo público en los últimos días para la principal avenida de la zona ha despertado incertidumbre entre los comerciantes ante la posible pérdida de plazas de aparcamiento que, en cualquier caso, “será mínima”, recalcan.

Todavía no se han calculado los precios que el Concello cobrará por aparcar en su instalación, pero García Moreira asegura que serán “bajos”. “Hemos recibido una instalación gratis y queremos repercutir ese beneficio en los vecinos y comerciantes con ventajas como las cuatro horas gratuitas o abonos para mayores, residentes, comerciantes... Tenemos que estudiarlo”, concluye.

El Ayuntamiento reclamará los gastos de acondicionamiento al administrador concursal


Estacionamientos Valle Miñor, sociedad en la que se integraban conocidas firmas como Hormigones Valle Miñor y Promociones Inmobiliarias Barros, fue la única empresa que se presentó al concurso público convocado en 2005 por el exalcalde del PP Alfredo Rodríguez. Construyó el aparcamiento y lo abrió en 2007 con una concesión de 39 años por delante. En enero de 2017 lo cerró de forma unilateral y alegó pérdidas por la crisis económica. El expediente sancionador abierto por el Ayuntamiento sigue en pie pese haberse declarado la sociedad en concurso de acreedores. Así lo confirma el concejal Diego García Moreira. Aunque el gobierno municipal no prevé inicialmente recibir indemnización alguna por parte de la sociedad ya disuelta por incumplir el contrato de explotación del aparcamiento, sí planea reclamar al administrador concursal los gastos que se deriven del acondicionamiento interior de la instalación para reabrirla al público.

Compartir el artículo

stats