Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Internet a pedales en plena era digital

Los vecinos de un barrio de Cesantes reclaman el acceso a la fibra óptica en sus casas

Internet a pedales en plena era digital

Internet a pedales en plena era digital

En plena era de las telecomunicaciones, en algunas zonas de Redondela todavía viven casi en la Edad de Piedra en cuanto a la conexión digital. Es el caso de un barrio de la parroquia de Cesantes, junto a la carretera N-550, en el que una treintena de familias llevan años reclamando un servicio de fibra óptica para sustituir sus obsoletas conexiones a internet por cable de cobre. La solución está a solo cincuenta metros de sus casas, donde existe un punto de conexión a la red de alta velocidad. Pero la negativa del Ministerio de Fomento a colocar en el entorno de la carretera nacional unos postes que permitan llevar el tendido de fibra a sus viviendas les mantiene con un servicio deficiente, con unas velocidades de conexión mínimas que les impide realizar gestiones básicas como acceder a su correo electrónico, comprar a través de internet o teletrabajar desde casa.

“Las reuniones telemáticas de trabajo desde casa son imposibles de realizar y para cualquier otra gestión tengo que utilizar un pincho 4G de mi empresa, porque con la conexión que tenemos no se puede hacer nada. La calidad del cable de cobre es pésima, a veces no permite ni cargar una página web. Tenemos solo 1 Mb de velocidad cuando en la actualidad un servicio mínimo oferta 30 Mb, por lo que es casi como estar sin conexión”, asegura Esteban Otero, uno de los afectados.

"Realizar pedidos por internet supone una odisea a a diario", dice un empresario

decoration

El problema no solo afecta a vecinos particulares, sino también a empresas como Talleres Crespo e Hijos, concesionario de Peugeot, al que la falta de un servicio adecuado de internet le supone un grave perjuicio económico. “En la actualidad casi todos los coches están cargados de electrónica y realizar una actualización del software de cualquier vehículo puede tardar hasta veinte horas, cuando lo normal sería quince o veinte minutos. En ocasiones tenemos que llevar los coches a Vigo para realizar estas operaciones más rápido”, explica José Crespo, propietario del negocio, que destaca además que la realización de pedidos por internet también supone “otra odisea a diario”.

La falta de un servicio de internet de calidad generó un enorme inconveniente para muchas familias con niños en edad escolar el pasado año, durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus. “Para mis hijos era imposible seguir las clases online y en varias ocasiones tuve que hablar con sus profesores para explicarles que no podíamos enviar los trabajos que pedían por internet porque la red no tenía capacidad”, comenta Maica López, otra de las vecinas de la zona.

Dependencia del móvil

También otros residentes necesitan una banda ancha a diario para teletrabajar, pero la falta de este servicio les obliga a “tirar” de la conexión del móvil. “Es un gran inconveniente para realizar cualquier gestión de trabajo. Mi hijo no podía mantener reuniones telemáticas con proveedores porque el servicio es muy lento y se queda colgado constantemente. Y lo mismo le pasa a mi nieta, que no podía seguir las clases del colegio por el ordenador porque la red no tiene capacidad”, lamenta Manuel García.

"Disfrutar de plataformas digitales tan generalizadas como Netflix, HBO o Amazon es algo inimaginable"

decoration

Para los vecinos de esta zona de Cesantes, que abarca las viviendas situadas en la Estrada do Coto y en el Camiño Fonte de Ribas, disfrutar de plataformas digitales tan generalizadas como Netflix, HBO o Amazon es algo inimaginable. “Con un ADSL tan deficiente por mucho que quisiéramos sería imposible”, explica Esteban Otero. Además la gran distancia existente entre esta zona con la central telefónica de Redondela, a unos 3,5 kilómetros, reduce todavía más la velocidad de conexión por la red de cobre, y también es causa de frecuentes averías. “Sin embargo, en las tarifas que contratamos a las operadoras nos ponen en el contrato unas velocidades que no recibimos porque técnicamente es imposible, pero cobrar nos cobran como si las disfrutáramos”, protesta Otero.

Los vecinos han solicitado apoyo al Concello para que actúe como mediador ante la compañía telefónica y Fomento para tratar de resolver un problema que consideran de fácil solución. Y más teniendo en cuenta que se trata de una zona residencial con muchos potenciales clientes, por lo que su rentabilidad está garantizada.

Compartir el artículo

stats