La corporación municipal de A Guarda aprobó en pleno por unanimidad las bases reguladoras de las ayudas directas a los establecimientos afectados por el cierre obligatorio decretado por la Xunta el 26 de enero de 2021. En total, El Concello destina 55.000 euros a estas ayudas y establece una cuantía máxima de 700 euros por local y empresa. El dinero podrá emplearse en el pago de gastos de funcionamiento de las empresas, como alquiler, electricidad o seguros. Las empresas perjudicadas por este cierre podrán solicitar las subvenciones en cuanto se publiquen en el BOPPO.