Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio, el hombre del tiempo de Salceda

Con una estación meteorológica en su finca, lleva 33 años colaborando con la AEMET

Antonio Rivero junto a la estación meteorológica ubicada en la finca de su casa.   | // D.P.

Antonio Rivero junto a la estación meteorológica ubicada en la finca de su casa. | // D.P.

Ni jugar a la petanca, ni hacer crucigramas ni supervisar obras. La afición de jubilado de Antonio Rivero es la meteorología. Este vecino de Salceda, a punto de cumplir 82 años, es uno de los colaboradores de la Agencia Estatal de Meteorología de España (AEMET) más veteranos. En 2002, cuando se jubiló, Meteogalicia le montó una estación meteorológica en la finca de su casa, aunque su labor de voluntario se remonta a 1988.

Desde hace 33 años todos los datos relativos a las precipitaciones y temperaturas de Salceda de Caselas pasan por las manos de Antonio, que llegó al municipio en 1965 para hacerse cargo de la finca del Pazo de Pegullal, ubicada en la parroquia de San Jorge. Una quinta de 27 hectáreas, actualmente propiedad de Pescanova, que Antonio, natural de la parroquia mosense de Pereiras, puso a producir todo tipo de frutales. Es allí donde tuvo su primer contacto con una estación meteorológica y comenzó a enviar datos a la AEMET. Luego, cuando se jubiló, continuó la colaboración desde su propia casa.

“Todos los días, cuando me levanto, lo primero que hago es ir a anotar las temperaturas mínimas y máximas, la evaporación y las precipitaciones del día anterior”, explica junto a la caseta donde guarda todos los artilugios necesarios para esta función. Desde el 2002, no ha fallado ni un solo día y lleva un exhaustivo registro que conserva de recuerdo. Luego, a final de mes, envía los datos por correo a A Coruña. “El año 2000 fue el más lluvioso de Salceda”, recuerda, “cayeron 2.208 litros por metro cuadrado”.

Lo hago por ayudar”, explica. En este sentido, Rivero tiene una larga trayectoria de servicio a la comunidad. Fue el primer presidente y fundador del Anpa del CEIP Altamira, de la Comunidad de Montes y de la Asociación de Vecinos de San Jorge. También fue nueve años presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Salceda e incluso del Anpa del instituto de Tui en el que sus hijos estudiaron Bachillerato. E hizo carrera política siendo cabeza de lista del PSOE de Salceda en la época en la que el PP ganaba por mayoría, y a pesar de ello, “sacamos tres concejales”.

Entre otras cosas, a Antonio también se le conoce en Salceda por organizar las Jornadas de la Camelia en el municipio; y es que otra de sus grandes aficiones son las flores, pasatiempo que comparte con su mujer, Elena. Entre los dos cuidan del colorido jardín de la casa familiar, donde atesoran más de 150 variedades de camelias y otras clases de flores. “Siempre llevo una tijera de podar en el bolsillo porque siempre me encuentro algo que hacer”, señala.

“En el confinamiento no nos aburrimos, aquí tenemos todo lo que nos gusta; lo único que echamos de menos fue ver a los nietos”, comenta el matrimonio en su casa de la parroquia de San Jorge, lugar desde el que se controla la meteorología del municipio. Con todo, después de 33 años anotando las temperaturas y precipitaciones diariamente, Antonio todavía no se atreve con las predicciones. “A veces puedo acertar, pero es casualidad”, bromea.

Compartir el artículo

stats