Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

SOS de los hosteleros de Baiona: “No nos pueden volver a hundir en Semana Santa”

Avisan que servir solo en terraza condena al cierre otra vez al 70% de los bares | Creen que les corresponden restricciones de nivel medio y reclaman a la Xunta que las reconsidere

La mayoría de los locales del casco histórico apenas disponen de dos o tres mesas fuera. | // MARTA G. BREA

Baiona se veía a flote después de tres meses en el fondo del pozo. La pandemia evolucionaba de manera positiva. A día 15 de marzo, no registraba nuevos contagios. Y la actividad había regresado a la calle. La hostelería reabrió el 25 de febrero y el buen tiempo la ayudó a revivir fines de semana como los de antes de la pandemia, puente de San José incluido. Pero el martes llegó el mazazo del comité clínico de la Xunta: 18 nuevos casos diagnosticados en 14 días y una incidencia acumulada de 148. La localidad más turística del sur de Pontevedra saltará mañana viernes –junto con su gemela del norte, Sanxenxo– dos peldaños de golpe y se verá sometida a restricciones de nivel alto: la hostelería solo puede servir en terraza al 50% de las mesas. La indignación de los hosteleros es máxima. “Es una ruina. No nos pueden volver a hundir en Semana Santa”, clamaban ayer.

Susana Rodríguez, hostelera.

Susana Rodríguez, hostelera.

"Por precaución nos condenan cuando nuestros clientes vienen de toda Galicia"

decoration

300 trabajadores rescatados del ERTE

El 50% del sector había bajado la persiana el 17 de diciembre al cerrar la Xunta el municipio perimetralmente. Tampoco entonces podían atender más que en terraza y la mayoría de los locales, muchos en pleno casco histórico, carecen de mesas fuera o solo disponen de dos o tres. Navidades en blanco con pérdidas que rondaron los 3 millones de euros, sin Carnavales ni Arribada... La hostelería de la localidad, que suma 112 negocios y unos 600 empleos directos, según los datos de la Asociación de Comerciantes e Empresarios (Aceba), se preparaba para una Semana Santa de verdadera resurrección. Habían rescatado a buena parte de los empleados del ERTE, unos 300, según la entidad, y llenado las despensas.

La directiva de Aceba se reunía de urgencia ayer a primera hora, barajaba movilizaciones y pedía ayuda a la federación de hosteleros de Pontevedra. “El nivel de restricciones que corresponde a 125 casos por 100.000 habitantes sería el medio (con 30% en interior y 50% en terrazas). Sin recibir clientes en el interior, tendrán que cerrar otra vez un 70% de los negocios”, explicaban.

Fernando Quevedo,  hostelero.

Fernando Quevedo, hostelero.

"Hay muchos locales que reabrieron hace 10 o 20 días y ahora tienen que cerrar otra vez por no tener terraza"

decoration

De 0 a 18 casos en 7 días, dos brotes familiares

Al mismo tiempo, la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, señalaba en comparecencia pública que Baiona “ha pasado de una incidencia acumulada a 7 días de 0 a más de 148". La incidencia acumulada de Galicia a 7 días es de 34 casos por 100.000 habitantes y Baiona la cuadriplica. El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, afirmaba que “ese incremento nos hace pensar que, si no tomamos medidas anticipadas, probablemente en una semana estaremos en el umbral de 250, que es el que manejamos de cambio importante. No nos gustan estas restricciones pero insistimos en esa precaución porque cuando el virus empieza a subir o se toman medidas o no deja de subir”. Fuentes próximas al rastreo sanitario confirmaron ayer que los 18 nuevos contagios corresponden a dos brotes familiares, uno de ellos de 14 personas vinculado a otro de 6 localizado en el municipio vecino de Gondomar.

El conselleiro de Sanidade: " Cuando el virus empieza a subir o se toman medidas o no deja de subir"

decoration

El argumento no sirve a los hosteleros baioneses. “Por precaución nos condenan cuando nuestros clientes vienen de toda Galicia. Lo que hacen es rompernos la Santa y hundir a la hostelería de Baiona”, manifestaba ayer Susana Rodríguez, directiva de Aceba y hostelera. Para su restaurante, el Rocamar, las restricciones son “terribles”. “Tendremos que inventarnos una terraza, pero si viene mal tiempo tampoco sirve de nada”, explicaba.

Las restricciones conllevan gastos y desgaste en el sector, no solo económico. “En un período de un mes tuvimos cuatro situaciones distintas: cerrados, abiertos con 30%/50%, con 50%/75%y ahora 0/50%. No solo supone gastar dinero en sacar gente del ERTE, cartelería, etc... es que es agotador”, relataba Fernando Quevedo, también directivo de Aceba y propietario de Ecoadega. Su negocio capea el temporal con la comida a domicilio, pero “hay muchos locales que empezaron de nuevo hace 10 o 20 días y ahora tienen que volver a cerrar porque no tienen terraza”, aseguraba.

El alcalde plantea el cierre perimetral y pide refuerzo policial


De “injusticia” para los hosteleros calificaba ayer el alcalde de Baiona, Carlos Gómez, las nuevas restricciones que Baiona vivirá desde mañana. No solo para un sector que sostiene la economía local, sino también para los vecinos en general. “¿Cómo asumismos la Semana Santa con libertad de moviemientos? ¿Llenamos Baiona de Gente con la hostelería medio cerrada?”. Ayer mismo planteó al comité clínico la posibilidad de aplicar un cierre perimetral para evitar una situación que se vaya de las manos de verdad. En ese sentido, el regidor solicita también a la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra refuerzo policial. “Vamos a necesitar una mayor presencia de las fuerzas de seguridad del Estado porque tendremos que vigilar a la gente en la calle y los accesos para garantizar un control de la afluencia de gente de fuera”.

Compartir el artículo

stats