Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Praia América derriba barreras físicas

El arenal nigranés, el más accesible del Val Miñor con cuatro plataformas

Una de las plataformas de madera instaladas en Praia América para sillas de ruedas o cochecitos.

Una de las plataformas de madera instaladas en Praia América para sillas de ruedas o cochecitos.

El gran arenal de Nigrán aspira a ser 100% inclusivo y ya ha conseguido ser el más accesible de toda la costa miñorana. El Concello ha colocado en Praia América cuatro espacios preferentes para personas con movilidad reducida para facilitar el acceso de sillas de ruedas o incluso cochecitos de bebé.

Son cuatro plataformas de madera a modo de solarium las colocadas en los extremos de las recientemente instaladas rampas de acceso a la playa, del mismo material. Miden ocho metros cuadrados de superficie y permiten adentrarse hasta cerca de la orilla sin pisar la arena.

La iniciativa se enmarca en el proyecto de accesibilidad de Praia América que logró hace unos meses una subvención del Grupos de Acción Costeira Vigo-A Guarda de 45.451,23 euros. La entidad –que agrupa a las cofradías de pescadores de la Ría de Vigo y del litoral sur, concellos y Consellería do Mar en busca de fondos europeos para llevar a cabo iniciativas de desarrollo de zonas pesqueras– otorgó la máxima puntuación al plan nigranés, que forma parte de la campaña “Un Nigrán para todos” para conseguir un municipio más inclusivo.

Se colocó una barandilla de seguridad de 90 centímetros en la pasarela existente en la duna, además de sustituir los postes en mal estado y los alambres por cuerdas del cierre perimetral.

decoration

A los espacios reservados para disfrutar de un día de playa sin los inconvenientes de circular sobre ruedas sobre la arena se suman en este proyecto la reciente construcción, en la desembocadura del río Muíños, de un observatorio de aves adaptado y formado por pilares y cierre de madera, en forma de caseta, para contemplar la fauna de la zona de protección ambiental de lejos, sin molestarla, a diferentes alturas, con un banco corrido.

Se ha colocado asimismo una barandilla de seguridad de 90 centímetros en la pasarela existente en la duna, además de sustituir los postes en mal estado y los alambres por cuerdas del cierre perimetral.

Baiona perdió su proyecto

Las playas nigranesas adelantan a las del vecino municipio de Baiona en materia de accesibilidad, a pesar de que el Concello de Baiona estuvo a punto de convertir su mayor arenal en el primero de Galicia con un área específica para personas con movilidad reducida con todos los servicios a su alcance.

El gobierno anterior del PP había anunciado apenas quince días antes de las elecciones municipales de 2019 un proyecto bastante más ambicioso que el nigranés. El espacio adaptado era una plataforma de madera de 80 metros cuadrados, dotado con pérgola y sombrillas, con pasarelas hasta la orilla del mar y sillas anfibias.

Ayuda perdida

Para hacerlo posible, el Ayuntamiento había conseguido una subvención de Turismo de Galicia de 30.000 euros, cantidad a la que debía sumar 16.000 para completar la inversión. Finalmente la ayuda económica se perdió. El equipo de gobierno surgido de las urnas renunció a llevar a cabo la iniciativa y el organismo de la Xunta acabó por retirar el apoyo económico.

Una pérdida que el grupo popular lamenta, en especial el edil Policarpo Vilar, que en el anterior mandato se encargaba de la Concejalía de Accesibilidad, que ya no existe. “No solo era una iniciativa que aportaba valor añadido a A Ladeira e incrementaba su potencial como atractivo turístico, sino que el espacio estaba pensado también para prestar servicio a los vecinos. Lo concebíamos como un lugar de disfrute para los usuarios del centro de día de Sabarís o del centro Juan María de Nigrán con todas las comodidades”, explica.

Compartir el artículo

stats