DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

BAIXO MIÑO

El puente de Tui cambia de imagen

La electrificación del viaducto contempla la instalación de catenarias, para las cuales ya se han comenzado a colocar los primeros soportes verticales que alteran el diseño de 1886

Imagen actual del Puente Internacional, con los primeros postes en la parte superior. // D.B.M.

Imagen actual del Puente Internacional, con los primeros postes en la parte superior. // D.B.M.

Después de 133 años manteniendo la misma apariencia con la que fue inaugurado el 25 de marzo de 1886, el Puente Internacional que une los municipios de Tui y Valença está atravesando por un cambio de imagen. El motivo de esta transformación se debe a la electrificación del tramo Guillarei-Tui, que ya ha comenzado a hacerse notar con la instalación de unos postes metálicos que sobresalen verticalmente sobre la infraestructura ferroviaria, alterando la imagen que durante más de un siglo ha sido una de las señas de identidad del viaducto.

Estos postes servirán de soporte de las catenarias, uno de los elementos más llamativos y genuinos del paisaje que la red ferroviaria dibuja por todo el territorio español. La catenaria, o línea aérea de contacto, suministra energía a unidades de tracción por medio de equipos de tomas de corriente montados sobre el techo.

Adif ha adjudicado por 1,8 millones de euros la ejecución del proyecto constructivo de electrificación de este tramo, de unos 5 kilómetros de longitud entre la estación de Guillarei y la frontera, dentro de los acuerdos bilaterales entre España y Portugal para mejorar los servicios ferroviarios transfronterizos y reducir el tiempo de viaje entre Vigo y Oporto. La empresa Télice tendrá seis meses para realizar los trabajos, que consistirán en instalar el sistema completo de línea aérea de contacto formado por catenaria híbrida transformable.

Así pues, dentro de medio año, la imagen de la infraestructura viaria, ferroviaria y peatonal que une España con Portugal ya no volverá a ser la misma.

A pesar de que existe la leyenda de que se trata de un diseño de Gustave Eiffel o de uno de sus discípulos, el puente fue diseñado por el ingeniero riojano Pelayo Mancebo, cuya redacción del proyecto data de 1879. La obra se realizó en un plazo de 34 meses y fue adjudicada por 205.766.000 reales, sufragados por España y Portugal.

En su inauguración lo atravesaron simultáneamente, haciendo un alto en el centro del puente, la locomotora española "Alfonso XII" y la portuguesa "Valença"; convirtiéndose desde ese día en un símbolo que, lejos de separar, une a dos pueblos. Ahora, 133 años después de aquella jornada inaugural, la pasarela internacional se moderniza para acortar distancias con el país vecino. "El progreso consiste en renovarse", tal y como diría el escritor español Miguel de Unamuno.

Compartir el artículo

stats