28 de febrero de 2019
28.02.2019
VAL MIÑOR

De feria pro viaje fin de curso a Arribada 2019

Alumnos del IES 1º de Marzo protagonizaron en 1996 el primer mercado medieval que evolucionó en la fiesta multitudinaria de hoy, reconocida de interés turístico internacional dos décadas después

28.02.2019 | 01:42
Una imagen de aquella primera edición, con Rosa Álvarez dando indicaciones a las alumnas del 1º de marzo que vendían sus rosquillas en los soportales de la plaza Pedro de Castro. // V. Montejano

"Sabíamos que la Arribada iba a ser algo grande", recuerda Rosa Álvarez, respostera de Gondomar que surtió de rosquillas el único puesto del primer mercado de la Arribada en 1996, en el que alumnos del instituto trataban de recaudar fondos para le viaje fin de curso. Lo que no se imaginaban ni la empresaria ni ninguno de los participantes de entonces es que aquella mesa bajo los soportales de la plaza Pedro de Castro llenaría la villa con 200.000 personas veinte años más tarde.

La Festa da Arribada llega este fin de semana a su vigésimo cuarta edición a la espera de 200.000 personas a lo largo de los tres días de actos, reconocidos de interés turístico internacional hace tan solo cuatro año. Baiona desplegará una vez más un importante operativo de seguridad y tráfico con aparcamiento gratuito de 10.000 plazas en el parque empresarial Porto do Molle, en el municipio vecino de Nigrán, con buses lanzadera también gratis cada media hora y viajes en barco desde diversos puntos de la ría. La fiesta ha adquirido una dimensión jamás soñada en sus modestos orígenes de carácter escolar. Corría el año 1996 cuando un grupo de alumnos del IES Primeiro de Marzo protagonizaban la primera edición del mercado de época. Necesitaban dinero para el viaje de fin de curso y su forma de conseguirlo fue colocar un puesto de venta de rosquillas y licor en los soportales de la plaza Pedro de Castro.

Baiona conmemoraba desde 1892 el hito histórico que la convirtió en la primera villa en recibir la noticia del Descubrimiento de América el 1 de marzo de 1493 en boca de Martín Alonso Pinzón y la tripulación de la carabela "La Pinta". Lo hizo de manera institucional en el IV Centenario de la expedición colombina y en ocasiones puntuales hasta introducir los actos protocolarios en la agenda anual desde 1992. Pero el germen de la feria que en la actualidad atesta las calles del casco histórico y alrededores brotó cuatro años después. Los estudiantes tenían detrás a dos profesores Ángel Bouza y José María Lamas, que les ayudaron a buscar apoyos, sabedores de que el Concello pretendía poner en marcha una feria acorde con la efemérides porque se lo había propuesto el entonces concejal de Cultura, Avelino Sierra, también docente en el centro y autor de la pieza teatral "Arribada del Descubrimiento", que revive el episodio histórico como acto central del programa en la playa de A Ribeira. El Ayuntamiento colaboró así entonces con el rudimientario mobiliario del puesto de venta y los trajes de época, apuntan los profesores.

Pero la principal ayuda llegó a los chicos de la mano de Rosa Álvarez, propietaria de la empresa gondomareña Rosquillas Cristaleiro. Ya surtía de mercancía a numerosos grupos de escolares para reunir fondos para sus excursiones y organizaba por aquel entonces con éxito la Festa da Rosquilla de Gondomar. Y se implicó "porque era algo en lo que creíamos desde el primer momento". "Sabía que la Arribada llegaría a ser algo grande, pero la verdad es que cuando consiguió el título de interés turístico internacional se me saltaron las lágrimas", afirma orgullosa. Su papel en aquella primera edición consistió en suministrar rosquillas y brebaje a base de licor. Consiguió además las jarras y vasos conmemorativos para degustar la bebida. Años más tarde se encargaría de recuperar la receta de los "ñoclos de Pinzón" que se sirven en la fiesta.

Aquel 9 de marzo llovió a cántaros, pero la feria "fue un éxito", destacan los impulsores. Así lo recogían las páginas de este diario y así lo percibieron muchos baioneses, que se lanzaron al año siguiente a participar. Fueron ya varios los grupos de alumnos de distintos centros educativos los que montaron sus tenderetes en el paseo Ribeira. El exedil y expatrón mayor, Fernando Leyenda, se encargó del colegio de Fontes-Baíña, donde estudiaba su hija. "Pedimos permiso ao Concello e pensabamos que eramos os únicos, pero logo había varios colexios", recuerda. Esa fue la clave, asegura, para lograr que la fiesta saliera adelante, "que participaran familias enteiras cos rapaces". "Ao principio, algunha xente mirábanos mal por vestir de época, pero pouco a pouco foise estendendo", argumenta.

Y año tras año, cada vez con más puestos de gastronomía y artesanía, con la participación de todos los colectivos del municipio, animación de calle y diversos atractivos como la cetrería, las justas de caballeros, las exposiciones y la música, la Festa da Arribada ha llegado a lo que es hoy.

Los actos arrancan hoy con la inauguración del VII Ciclo de Conferencias de los Pueblos Colombinos, a cargo del prestigioso escritor Javier Sierra, que ofrecerá una charla titulada "¿Sabía colón a dónde iba?" a las 19.30 en el parador.

Mañana viernes llegarán los actos protocolarios de conmemoración de la llegada de "La Pinta" con la noticia del Descubrimiento con las tradicionales ofrendas ante el monumento a Martín Alonso Pinzón a las 18.00.

Las citas institucionales darán paso al disfrute popular el sábado y el domingo con el Real Mercado en la zona monumental, espectáculos callejeros, exposiciones al aire libre y en los locales públicos, competiciones medievales en plazas y playas, música, danza y actividades infantiles.

Por primera vez, la representación teatral del desembarco de Pinzón en la playa de A Ribeira será interpretada en lengua de signos y las personas sordas interesadas en verla dispondrán de un espacio reservado. Para acceder, deberán dirigirse a la jaima de la organización unos minutos antes de comenzar la obra.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
FaroEduca
Comeza un ano máis o Concurso Illas Cíes no que os nenos e nenas de Vigo nos contan como ven eles as Illas Cíes