Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Claudio giráldez | Entrenador del Celta B

Giráldez: “No podemos penalizar a los jugadores que trabajan con el primer equipo”

Recuerda su principal cometido: “El club me ha pedido que prepare jugadores para Primera”

Claudio, durante uno de los partidos de pretemporada. Marta G. Brea

El domingo (12:00 horas, Barreiro) se estrena el Celta B de Claudio Giráldez. El porriñés, tras su paso triunfal por el juvenil, asume la responsabilidad de dirigir el filial y de abanderar un tiempo nuevo en el que el trasvase entre el primer equipo y el Celta B se produzca de un modo más ordenado. “Naturalidad” es la palabra que más repite.

–¿Se le ha hecho larga la pretemporada?

–Larga porque tienes ganas de que empiece y medirte donde te gusta que es en los partidos. Y corta porque al final cuanto más tiempo tienes para adaptar al equipo a lo que quieres pues mejor. Creo que prefiero que empiece la Liga y trabajar desde los resultados y medirnos con los equipos de nuestra categoría y saber exactamente dónde estamos.

–¿Y qué sensación se lleva de estas semanas de trabajo?

–Las pretemporadas en ese aspecto son bastante mentirosas. Yo me quedo mucho con las sensaciones de los entrenamientos, de lo que percibo de los chicos. En los partidos hay luces y sombras; momentos buenos y momentos no tan buenos porque al final rotas mucho, hay sociedades que funcionan mejor que otras; gente que está más cansada; y todo tienes que tomártelo con paciencia y entender que es un proceso que consiste en llegar bien a lo que empieza ahora.

–¿Le falta alguna cosa por llegar aún?

–El mercado está abierto hasta el 31 y si tienes aún tienes fichas puedes incorporar jugadores después de ese día que estén sin equipo. Creo que tenemos tres o cuatro fichas libres en estos momentos, pero bueno, yo estoy contento con la plantilla que tengo y si viene algo para completarnos y para darnos roles que todavía no tenemos en el equipo...pues bien. No quiero tener jugadores que solapen a los que tengo en estos momentos pero sí recursos distintos para los distintos partidos a los que nos enfrentaremos en esta liga

–¿Echa algo de menos en el equipo?

–Lo que echo de menos es tiempo para adaptarnos a lo que yo pido porque soy exigente en el plano táctico, en el día a día, y quiero que los jugadores piensen mucho. Eso requiere tiempo. Hay jugadores que están más acostumbrados porque ya los tuve o porque vienen de equipos que trabajan de un modo parecido. A otros les va a costar más pero no echo nada en falta. Tal vez algún rol más específico en cuanto al físico cerca de nuestra portería y cerca de la portería rival, pero creo que estoy muy bien cubierto y con recursos en la plantilla y sobre todo con una plantilla joven y con mucha ambición y margen de mejora

–¿Cambia en algo el Claudio que entrenaba al juvenil al actual?

–En la esencia intento ser la misma persona y el mismo entrenador y tratar a la gente con honestidad. Algún cambio hay que hacer porque no estamos en la misma categoría, ni nos enfrentamos a los mismos rivales, ni hay la misma repercusión, ni la misma manera de entender una derrota o una victoria. En ese aspecto sí hay algunos cambios, pero quiero mostrar una idea parecida a la del juvenil de División de Honor del año pasado pero entendiendo que nos va a costar más hacerlo y que va a haber momentos en el que tendremos que estar mucho tiempo sin el baló y defender más cerca de nuestra portería. Pero mi idea es estar mucho tiempo en el campo rival, robar lo más lejos posible, ser alegres y tener recursos a nivel ofensivo. Que los jugadores se muestren libres dentro de una estructura y una manera de jugar muy determinada para que puedan sacar adelante sus capacidades, que son muchas.

–¿Qué le ha pedido el club?

–El club me pide que prepare los jugadores para Primera División. En eso trabajamos y a partir de ahí, con el objetivo mínimo de salvar la categoría, estar lo más arriba posible. Creo que el mensaje es claro: esto es un cuerpo técnico de gente que viene íntegramente de la cantera: más de la mitad de la plantilla son jugadores de la cantera del Celta; hemos repescado jugadores que habían estado en el club; se han fichado futbolistas gallegos...bueno parece que el mensaje es muy claro de que haya un arraigo mayor entre el Celta B y la afición, del Celta B con el club. Y en ese aspecto trabajaremos sin dejar de lado los resultados. Tengo claro que todo será más sencillo si conseguimos buenos resultados sin olvidar que la derrota es un aprendizaje muy claro para chicos que llevan demasiados años ganando muchos partidos.

–Es una vieja historia, la de lidiar con la frustración de empezar a perder...

–Es un trabajo de fondo. No lo van a entender de un día para otro. Yo he sido muy pesado con ese mensaje cuando los he entrenado para convencerles de que hay veces que no llegaba y que si no cumplían ciertas requisitos acabarían en la grada o en el banquillo. Hay que saber analizar los momentos de frustración o cuando no te salen las cosas porque de eso se trata el fútbol de élite o incluso la vida. Hay que saltar obstáculos y ser capaz de confiar en tus capacidades pero de la misma manera autoexigirte para dar un puntito más y mejorar tus carencias y tener la tranquilidad de entender por qué estás ganando y entender por qué pierdes.

–¿El asunto del trasvase de futbolistas del primer equipo al B ya esta claro, no hay riesgo de vivir episodios como la temporada pasada?

–Está aclarado pero luego la temporada te va planteando situaciones distintas. Hay que actuar con naturalidad. Lo más importante es que vamos todos en la misma dirección; el club, Chacho, yo, Bajcetic en el C, Fredy en el juvenil...Tenemos todos claro el objetivo por el que estamos aquí que es que el primer equipo rinda y que haya muchos jugadores de la base en el primer equipo. Hay momentos que cada uno lo verá de una manera pero trataremos siempre de llegar a puntos de encuentro y seguramente todo fluya y se haga con naturalidad sin perjudicar a los chicos.

–Es decir, que Carlos, Gabri...no tendrán que estar con usted entrenando toda la semana para jugar el domingo.

–Creo que un entrenador que lleva 8 años en el club ha hecho un máster en este tipo de situaciones. Ya digo que creo que es cuestión de hablarlo cada fin de semana. Yo no creo mucho en las leyes, en las normas y en ser esclavo luego de esas normas. Vamos a intentar no penalizar a la gente que está promocionada y también que la gente que esté con la ficha del C pueda participar todo lo posible durante el año. Eso no significa ni que vayan a participar sí o sí todos los jugadores que están por encima cuando vengan ni que vayan a participar sí o sí todos los futbolistas con el C cuando tengan que ir con él. Los jugadores que están con el primer equipo lo están por méritos propios y no podemos penalizarlos. Hay que especificar que tampoco es la misma la estación de Gabri, de Carlos o de Miguel con la de Fran López que es una situación más de final de pretemporada en la que el primer equipo se quedaba con pocos jugadores. Es esencial que no te penalice nunca estar con el primer equipo. Tienes que estar agradecido de estar ahí y siempre que vengas con el B, el contexto lo requiera y el estado físico y mental sea el adecuado pueda salir para ayudar al filial y sobre todo para ayudarte a tí.

–¿Qué tal la relación con Coudet?

–Desde el primer día que fuimos con el juvenil a jugar un partido de entrenamiento a Afouteza siempre nos ha tratado con muchísimo respeto. Hemos hablado mucho de fútbol, hemos pasado horas intercambiando opiniones en ambas direcciones tanto de jugadores de la base como del primer equipo. Agradezco mucho la naturalidad con la que me habla, la amabilidad con la que me ha tratado siempre. El primer día me dijo “estoy aquí para ayudarte” y yo le dije que era al revés , que era yo “el que está aquí para ayudarte a ti”. En ese aspecto creo que tenemos muchos puntos en común y que nos llevamos muy bien. Ojalá sea así siempre con los entrenadores que tengas por encima y por abajo. Y ojalá le vaya lo mejor posible a él, al primer equipo y pueda tirar de muchos jugadores con ficha del B o del C.

–Le pregunto por un caso individual, el de Iker Losada. Llegó a debutar en Primera, marcó un gol, no se asentó y le ha costado ganar peso en el filial. Esta pretemporada ha sido protagonista. ¿Qué espera de él?

–Creo mucho en él, le conozco desde que le entrené en el cadete B y nos tenemos un cariño muy grande y nos hemos ayudado en muchas situaciones tanto dentro como fuera del campo. Se nota cuando un jugador sabe que tiene la confianza del entrenador porque todo fluye mucho más. Ese recorrido que hizo hacia arriba y luego no asentarse le hizo también pasarlo mal, pero también madurar. Ir más despacio le ayudó a entender lo difícil que es asentarse en el fútbol de élite. Tiene que estar tranquilo porque todavía es muy joven, ha hecho una muy buena pretemporada, estoy muy contento con su rendimiento y con el liderazgo que tiene al ser de los jugadores más veteranos en la plantilla y como capitán. Creo que no tiene techo y muy pronto le veremos en el fútbol profesional.

Compartir el artículo

stats