Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una contrarreloj de nueve días

El Celta trata de encontrar un delantero con urgencia para evitar que Iago sea el único punta disponible en el estreno liguero ante el Espanyol - El acuerdo con la Roma por Carles Pérez quedó ayer casi cerrado

Los fichajes de esta temporada “descubren” Balaídos. El Celta se entrenó ayer en el estadio de Balaídos como parte de la preparación del Memorial Quinocho que disputa este sábado (20:00 horas). La sesión permitió que los seis fichajes que han realizado esta temporada (descontando al cedido Lobete) coincidieran por primera vez en el que será su estadio. En la imagen que envió el Celta aparecen Agustín Marchesín, Luca de la Torre, Oscar Mingueza, Oscar Rodríguez, Williot Swedberg y Unai Núñez.

Conseguir un delantero de garantías en nueve días se ha convertido en el nuevo desafío del Celta que corre el riesgo de estrenarse el 13 de agosto en Balaídos ante el Espanyol sin un compañero de baile de Iago Aspas. Aunque no alarmante –porque la mayoría de los conjuntos de Primera División se completarán con la competición ya empezada– la situación es preocupante para el conjunto vigués teniendo en cuenta que en estos momentos es la única plantilla de la máxima categoría que solo tiene un delantero a disposición de su entrenador. Y en el caso del Celta se da además la particularidad de que el esquema es algo intocable para su técnico. Se juega con dos delanteros siempre y eso aumenta la impaciencia en Afouteza donde Coudet espera desde hace semanas el ansiado delantero.

Uno de los problemas del Celta es que puso casi todos los huevos en el cesto de Borja Mayoral. Era el delantero que mejor les encajaba por perfil, por precio (creían sacarlo por menos de diez millones que ha pagado el Getafe) y por la disposición del futbolista que había llegado a un acuerdo con el Celta. Finalmente reconsideró su postura (habrá que saber hasta qué punto influyó la presión del Real Madrid) y los vigueses se quedaron sin el punta que creían tener amarrado.

Ahora el equipo de Luis Campos ha intensificado los contactos con otras alternativas. Nombres en la ecuación hay muchos aunque en la mayoría de casos su precio es alto y no tienen una edad que haga ser demasiado optimistas con una posible venta futura. Un asunto delicado porque en el caso del Celta se juntan la prisa con la necesidad en la toma de una decisión capital para el éxito de la temporada y en la que el Celta tenía previsto hacer su principal desembolso económico este verano.

En este sentido, cabe señalar también que en las últimas horas se le cayó al Celta también la posibilidad de fichar a Roger Martí que jugará en el Elche. El delantero del Levante era una alternativa más de las que manejaba el equipo vigués, pero no era una prioridad.

Mientras espera la llegada del delantero centro y pensando en el primera partido de Liga es posible que Eduardo Coudet tenga que echar mano en esa posición de Carles Pérez que está a punto de convertirse en nuevo jugador del Celta. Hace tiempo que el equipo vigués y el delantero tienen cerrado su acuerdo, pero faltaba acordar las condiciones de su cesión con la Roma. En las últimas horas los contactos entre los dos clubes han sido muy intensos y ayer dejaron la negociación pendiente de detalles muy menores. Ante la ausencia de un punta el Celta tampoco podía estirar en exceso esta negociación. La previsión es que el atacante catalán pudiese estar en Vigo antes del fin de semana para disfrutar al menos de una semana de entrenamientos completa para estar a disposición de Coudet para ese primer partido de Liga ante el Espanyol en Balaídos.

Compartir el artículo

stats