Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta ya piensa en su nuevo proyecto

Eduardo Coudet, con Felipe Miñambres, el pasado sábado en Balaídos tras ser expulsado durante el partido contra el Betis. // MARTA G. BREA

Concluida de forma brillante una temporada que empezó con el pie cambiado, el Celta comenzará esta semana a sentar las bases de su próximo proyecto deportivo bajo la supervisión de Eduardo, el Chacho, Coudet. El técnico argentino tiene previsto reunirse con los dirigentes del club para hablar de su propio futuro y planificar, sobre la base del actual núcleo de jugadores, la configuración el plantel con que el equipo celeste volverá a pelear (sin renunciar a cotas mayores) el próximo curso por conseguir una confortable permanencia. El Chacho quiere participar activamente en la toma de decisiones.

En esta primera toma de contacto se hablará de fichajes y descartes, y de la planificación de la pretemporada que el técnico, si las situación sanitaria lo permite, se propone realizar fuera de la ciudad. Se perfilará con la dirección deportiva qué chicos de la cantera pueden estar este verano en la fase preparatoria con el primer equipo.

Al mismo tiempo, el Celta prevé solucionar cuanto antes la continuidad de Felipe Miñambres. El Celta quiere al ejecutivo astorgano otro año al frente de la dirección deportiva. Se han producido ya contactos y a comienzos de la seman debería ser oficial su continuidad.

el futuro de coudet

Eduardo Coudet tiene contrato hasta junio del próximo año, con lo que su continuidad está garantizada al menos por una temporada. Sin embargo, tanto el preparador porteño como el presidente Carlos Mouriño como el propio técnico han mostrado, sin concretar detalles, su predisposición a una ampliación contractual a más largo plazo que permitiese a Coudet liderar un proyecto por varios años. El Celta es receptivo y también lo parece el técnico, aunque en la Calle del Príncipe son conscientes de que el gran trabajo realizado por el Chacho en estos meses en Vigo ha disparado su cotización en LaLiga y sospechan que prefiera no comprometerse a largo plazo.

los que continúan

El Celta pretende que el nuevo proyecto deportivo orbite sobre actual núcleo de futbolistas en el que la cantera tiene un papel preponderante. Se volverá a armar una plantilla corta con la idea de ir dando oportunidades a los principales activos de la casa. Coudet cuenta actualmente con un grupo de 16 jugadores con contrato en vigor que, salvo que llegue una oferta irrechazable (algo difícil en el actual momento económico del fútbol), tienen garantizada su continuidad: Rubén Blanco e Iván Villar (porteros); Kevin Vázquez, Hugo Mallo, Joseph Aidoo, Néstor Araújo y José Fontán (defensas); Renato Tapia, Fran Beltrán y Denis Suárez, Augusto Solari, Brais Méndez , Miguel Baeza y Nolito (centrocampistas) y Santi Mina y Iago Aspas (delanteros).

Cualquier venta que pueda producirse, se reemplazará con una nueva incorporación. El gran final de temporada ha puesto en el escaparate a varios futbolistas que entran en los planes del club y que el Celta no se plantea vender, como Renato Tapia, Brais Méndez o Santi Mina, cuya cotización ha crecido de forma notable en pocos meses.

cuatro fichajes

El Celta prevé realizar, según confirmó el presidente en su última comparecencia, cuatro fichajes, uno por línea salvo en la portería, sin descartar la continuidad de algunos de los jugadores que concluyen su cesión el próximo 30 de junio, como Aarón Martín o Jeison Murillo. A la espera de que se perfilen detalles y se pongan nombres sobre la mesa, la hoja de ruta es fichar un defensa central, un lateral izquierdo, un extremo y un delantero al que podría sumarse un medio centro en función de lo que ocurra con Okay Yokuslu, al que restan dos años de contrato y se ha revalorizado de forma apreciable en la Premier League jugando cedido en el West Bromwich Albion.

Al Celta le gustaría contar con Murillo y Aarón, aunque su continuidad pasa necesariamente por la posibilidad de que puedan ampliar su cesión, ya que el Celta no va a ejecutar las opciones de compra que tiene sobre ambos jugadores.

El deseo de ambos de seguir vistiendo de celeste el próximo curso es la mejor baza con que cuenta el club. No será, en todo caso, una negociación fácil, especialmente en el caso del colombiano, cuyo salario es inasumible si el Sampdoria no paga una parte y parece difícil que el club italiano acceda a prorrogar el préstamo en las actuales condiciones.

franco cervi

El extremo argentino del Benfica es uno de los pocos nombres propios que se tiene la certeza de que interesan porque lo ha recomendado Eduardo Coudet y el Celta ya estuvo a punto de ficharlo en el pasado mercado de invierno. El técnico del club lisboeta, Jorge Jesús, vetó a última hora su fichaje con todo apalabrado con el Benfica y el jugador. La operación se había pactado en un traspaso por 4 millones fijos y otros 4 en variables. El Celta espera que se mantengan estos términos acordados en enero.

los descartes

Varios futbolistas de la actual plantilla no continuarán el próximo curso. En este grupo se encuentran, con distinta situación contractual, David Juncà, Emre Mor, David Costas y Facundo Ferreyra, pues Jorge Sáenz concluye cesión y regresará al Valencia.

El Celta ya ha comunicado a Juncà que cortará su contrato en junio y es del todo improbable que piense en la continuidad de Ferreyra, que queda libre, ya que el rendimiento del jugador no ha convencido. A Costas y Emre Mor, que tienen un año de contrato, se les buscará salida en el próximo mercado. Coudet no quiere saber nada del turcodanés (al que excluyó de la última lista en la que incluyó a todos los lesionados) y el Celta está decidido a desprenderse de él tras cuatro años de decepciones y bajo rendimiento. No cuenta con sacar mucho dinero (no digamos ya recuperar la inversión realizada en su momento), pero al menos se quitará de en medio un problema y podrá liberar una de las fichas más altas de la plantilla.

David Costas volverá a ser una patata caliente para los dirigentes celestes, pues el canterano no se ha movido de su intención de cobrar su contrato completo y el Celta no está por la labor. La solución pasaría por que al jugador le llegase una oferta interesante, lo que parece complicado tras un año en blanco

Los cedidos

Con excepción de Okay, que podría reincorporarse al equipo si no se concreta su venta este verano (aunque el Celta confía en sacar un buen precio por el pivote turco), no se prevé el regreso de ninguno de los cedidos a otros equipos. Jozabed Sánchez queda libre y Vadillo será vendido al Espanyol, que debe ejecutar en junio una cláusula de compra obligatoria por unos 1,8 millones, mientras que Gabriel Fernández volverá a ser cedido, probablemente a Peñarol, donde el jugador quiere regresar, según ha señalado su agente. Queda por decidir la situación de Juan Hernández. El Chacho tiene la última palabra. El Celta piensa en una nueva cesión, aunque ello implicaría ampliar su contrato, que concluye en junio de 2022.

Compartir el artículo

stats