El Celta cierra hoy la temporada en Balaídos (18:00 horas) ante el Betis, en un partido en el que los célticos buscarán su sexta victoria consecutiva en la Liga y los béticos, la sexta plaza que le lleve a la Liga Europa el próximo curso. A pesar de que los célticos no se juegan nada, pues ya tienen asegurada la octava plaza, su entrenador, Eduardo Coudet, espera que sus jugadores salgan motivados al terreno de juego y brinden un triunfo a los 2.600 espectadores que presenciarán el partido en directo tras más de un año del cierre de los estadios por la pandemia del coronavirus. Para el técnico argentino del Celta, “el cierre de la temporada no es un dato menor” porque considera que con una victoria en el cierre del curso se afrontan mejor las vacaciones y el próximo campeonato. Coudet convoca a toda la plantilla, incluidos los lesionados. La única excepción es Emre Mor, al que el club intentará traspasar.

“La temporada no ha terminado. Tenemos que brindarnos (un final de temporada) de la mejor manera, tenemos nuestro público y queremos dar una muy buena imagen. Después vamos a enfrentarnos a un equipo que lo ha hecho muy bien, que ha sacado muchos puntos. Va a ser más que difícil. Tiene una gran plantilla, jugadores que son diferentes y así le ha ido. Ellos, jugándose el hecho de entrar directo a la Liga Europa o en la Liga Conferencia. Y cuentan con un entrenador que es especial por todo lo que me ha ayudado en mi carrera. Nos encantaría cerrar con victoria. Soy sincero. Nosotros pensamos en nosotros, en que nos encantaría hacer un gran partido y ganarlo. El cerrar de buena forma sostiene una inercia para lo que vendrá, o una imagen o una ilusión para lo que vendrá son importantes. Lo hemos hecho bien hasta acá. Nos queda el último partido, en casa y con nuestra gente. No van a ser tantos como quisiéramos, pero vamos a tener a nuestro público y vamos a intentar darles un buen espectáculo”, dijo el técnico céltico en referencia a los dos mil seiscientos aficionados que estarán en las gradas de Balaídos, quince meses después del último partido con público en el coliseo vigués en un duelo de Primera División.

Coudet podrá saludar de nuevo a su gran amigo Manuel Pellegrini. El técnico chileno no contará en Vigo con el centrocampista cántabro Sergio Canales, autor de los dos goles de la victoria bética ante los célticos en la primera vuelta del campeonato. “Siempre decimos que queremos enfrentarnos a los mejores y me gusta ver jugar a los mejores. Es una lástima que no esté Canales, pero estamos tratando de pensar en nosotros y en lo que podemos hacer más allá del rival”, conviene el técnico celeste.

El argentino también dedicó palabras de cariño para Sergio Álvarez, que el jueves anunció su adiós del fútbol por una grave lesión de rodilla. “Hizo todo lo posible por sacar la situación adelante. Su físico no lo permitió. Nunca dejó de ser una figura importante, que siempre ha venido a aportar, de buen humor, más allá de la situación. Lamentablemente, tuvo que decir basta. Es muy joven para la vida. Empieza otro camino”, añadió.

Desveló Coude que en los próximos días se reunirá con el club para planificar el futuro antes de iniciar unas merecidas vacaciones de veranos tras su éxito en Vigo. “Todavía me voy a quedar acá un tiempo. Nos juntaremos con la directiva para empezar a planificar un montón de cosas. Tenemos que hablar de todo, de tratar de organizarnos”, indicó.