Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

580 días sin verte

Brais Méndez intenta arrebatar el balón a Kroos durante la última visita del Real Madrid a Vigo. // ALBA VILLAR

El Celta lleva esperando 580 días para resarcirse de la última victoria del Real Madrid en Balaídos. El equipo blanco no ha vuelto a Vigo desde que el 17 de agosto de 2019 fuese protagonista del arranque de la temporada en la que el equipo vigués recuperaba a parte de sus ‘hijos pródigos’. Aquel día en el que Denis Suárez volvió loco a Odriozola y provocó la expulsión de Modric, el equipo de Zinedine Zidane se impuso por 1-3. De nada valió el tanto en el tiempo de descuento del canterano debutante Iker Losada. Los célticos tropezaban de nuevo sobre la misma piedra, a la que son incapaces de esquivar desde mayo de 2014, en la despedida del campo de la ribera del Lagares de Luis Enrique Martínez como técnico del conjunto celeste. Desde entonces, los blancos han sumado cinco victorias y un empate en la Liga.

Denis escapa de Vinicius durante el partido. Ricardo Grobas

El asimétrico calendario por el que ha apostado la Liga lleva a periodos de más de un año sin que un equipo repita en un mismo escenario. Es el caso del Real Madrid en Balaídos, que no pisa desde la primera jornada de la pasada temporada. Entonces, el equipo de Zidane resolvía el compromiso con una victoria más abultada de lo que ocurrió en el terreno de juego. El equipo dirigido entonces por Fran Escribá encajó un gol a los 12 minutos (Benzema), pero a los 56 jugó en superioridad numérica tras la expulsión de Modric. Sin embargo, Kroos ampliaba la ventaja de los blancos a la hora de juego y Lucas Vázquez dejaba sentenciado el duelo en el minuto 80. El joven Losada maquillaba la derrota en el descuento, cuatro minutos después de sustituir al ‘Toro’ Fernández.

Desde entonces, blancos y celestes se han visto en dos ocasiones en Madrid. En el Bernabéu, el Celta arrancaba un empate (2-2), con goles de Smolov y de Mina, antes del inicio de la pandemia del coronavirus. Este año 2021 arrancó con el duelo que ambos protagonizaron en Valdebebas y que se saldó con un triunfo local, con goles de Lucas Vázquez y de Asensio. Ese 2 de enero, al Celta le dolieron más las lesiones de Aspas y de Nolito que una derrota que ponía fin a una excelente racha de los de Coudet.

Dos meses y medio después, ambos vuelven a cruzarse en la competición doméstica. Esta cita le llega al vigente campeón de la Liga después de su compromiso europeo contra el Atalanta y con la necesidad de sumar los tres puntos para no descolgarse todavía más del líder, el Atlético de Madrid. Los de Zidane vuelven a un escenario que les resulta propicio desde hace casi siete años. No pierden en Balaídos desde el 11 de mayo de 2014. Entonces, el equipo dirigido por Luis Enrique Martínez superó a los blancos con un doblete de Charles Dias. Fue la despedida de Vigo del actual seleccionador español, que se había comprometido con el Barcelona.

Rubén trata de alcanzar el remate de Kroos. Ricardo Grobas

Su sucesor, Eduardo Berizzo, fue incapaz de superar al Real Madrid en las tres visitas a Balaídos. Solo le arrancó un empate en 2017, en la eliminatoria copera (2-2). Ese mismo resultado se dio con Unzué en el banquillo céltico en 2018. Después llegarían las derrotas de los locales con Mohamed (2-4) y con Escribá (1-3) como entrenadores.

Desde ese último resultado ha transcurrido más de año y medio sin que el conjunto blanco haya pisado Balaídos. Lo hará el sábado (16:15 horas) ante un Celta que con Coudet solo ha caído en casa contra el Villarreal.

Compartir el artículo

stats