Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Celta quiere seguir cabalgando la ola

El equipo celeste busca prolongar su gran racha despidiendo el año con un triunfo frente al Huesca en Balaídos - Coudet recupera a Santi Mina, que apunta a la titularidad con Aspas

Un momento del 
entrenamiento de ayer
en la ciudad deportiva
de Pereiras.  | // RC CELTA

Un momento del entrenamiento de ayer en la ciudad deportiva de Pereiras. | // RC CELTA

Con viento a favor, en su momento más dulce de la temporada, recibe el Celta al Huesca (Balaídos, 19.15 horas, Movistar LaLiga), decidido a despedir un año de miserias prolongando la racha de cinco partidos consecutivos sin relación con la derrota firmados desde la llegada al banquillo celeste de Eduardo, el Chacho, Coudet.

La mano del estratega porteño ha sido una bendición para el cuadro celeste, que ha recuperado el fútbol y la alegría con una afilada y agresiva propuesta que le ha dado 13 de los últimos 15 puntos en juego en una imponente escalada desde la última a la octava posición de la tabla.

Todo ha ido rodado, en realidad, desde que Coudet ha tomado el mando. Salvo por la engañosa derrota encajada en el estreno del técnico ante el Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán, la trayectoria del Celta ha sido casi inmaculada: cuatro victorias y un empate (12 goles a favor y solo 2 en contra) con una puesta en escena brillante que le ha valido elogios unánimes y lo ha convertido, de la noche a la mañana, en el equipo de moda del campeonato.

En este prometedor escenario, el conjunto vigués aborda la visita del colista sin triunfalismo, casi con recelo hacia un adversario que no ha encontrado premio al buen fútbol que ha desplegado en algunos partidos y que ha presentado argumentos para hacerse respetar. Los celestes ven el duelo contra los de Miguel Ángel Sánchez, Míchel, como una oportunidad para seguir creciendo en un momento clave del campeonato, que se comprime peligrosamente (Huesca, Real Madrid, Villarreal y Betis con Copa del Rey por medio) camino de la segunda vuelta.

Para el importante duelo contra los oscenses, Eduardo Coudet recupera a Santi Mina tras dos semanas ausente debido a una lesión en el hombro izquierdo sufrida en Balaídos contra el Cádiz que ha impedido al delantero vigués jugar los dos últimos compromisos ligueros frente al Deportivo Alavés y el Getafe. El regreso de Mina, que lleva tres días de intenso trabajo con el grupo y llega al choque en plenitud de facultades físicas, permitirá al Chacho alinear a su once de gala, el que el técnico desplegó contra el Athletic, el Granada y el Cádiz y que ha mantenido invariablemente cuando ha tenido a todos sus atacantes disponibles.

La impresión general es que Coudet repetirá el que ya se considera su equipo tipo,. El técnico céltico afirmó ayer que no mira más allá del choque contra los oscenses, con lo que, a lo sumo, introduciría algún pequeño retoque. El hecho de que tres titulares (Araújo, Olaza y Tapia) acumulen cuatro tarjetas amarillas no va a condicionar sus planes.

Todo apunta, por tanto, a que el preparador argentino no se va a dejar nada en el armero y desplegará ante el necesitado Huesca todo su arsenal. Rubén estará entre palos arropado en retaguardia por Néstor Araújo y Jeison Murillo en el centro y Hugo Mallo y Lucas Olaza en los flancos. El ghanés Joseph Aidoo podría no obstante entrar por el mexicano en la rotación.

Por delante de la defensa se moverá el incombustible Renato Tapia en su impagable función de volante tapón. El peruano precederá a una línea de tres centrocampistas avanzados con Denis Suárez, en el centro, Nolito a su izquierda y Brais Méndez, que retrasa su posición de falso nueve de los últimos dos partidos, a la derecha del salcedense. Por delante de ellos, Iago Aspas y Santi Mina formarán la punta de lanza.

El Huesca, mientras, busca en Balaídos un triunfo que le permita dar un paso al frente en el furgón de cola en un partido clave para el futuro de Míchel, cuestionado por la falta de resultados, porque el nivel del fútbol desplegado por el Huesca, que ha empatado nueve partidos, no ha sido malo. La falta de victorias –solo una, al Deportivo Alavés– ha penalizado al Huesca, que va a contar en Balaídos con las bajas del central Pablo Insua y el lateral zurdo Pablo Maffeo, por sanción.

En la portería estará presumiblemente Alvaro Fernández, y en defensa con Pedro López y Javi Galán en los laterales, jugarán Siovas y Pulido en el centro de la zaga.

En el centro del campo no parece que Míchel vaya a introducir cambios con respecto al último encuentro. Jugarán los habituales Pedro Mosquera, Mikel Rico y Borja García, y delante los atacantes serán Ontiveros, Ferreiro, y el japonés Okazaqui, con la duda de Rafa Mir, que ha pasado de ser el máximo goleador del equipo a estar en las últimas jornadas como suplente con pocos minutos en el campo al final de los partidos.

Compartir el artículo

stats