Tres hombres han sido detenidos por la Guardia Civil como presuntos autores de un delito de homicidio imprudente y otro de omisión del deber en el marco de la operación A Esmorga.

La investigación se inició el 14 de noviembre del pasado año, cuando se tuvo conocimiento que una vecina de Mazaricos había encontrado el cadáver de un varón vecino de ese municipio, en una pista de tierra, a unos 700 metros del lugar de Atán. Pese a que el cuerpo no presentaba signos aparentes de violencia, la Guardia Civil inició abrió el caso para intentar esclarecer la causa de la muerte.

Mediante la reconstrucción de sus últimas horas de vida, lograron determinar que había estado en casa de uno de los detenidos en el lugar de Atán poco tiempo antes de aparecer su cadáver. La investigación se centró en un primer momento en este individuo y conforme fue avanzando, en tres de sus amigos, con los que había pasado una noche de fiesta. Las sospechas de los investigadores, que apuntaban a que en ese intervalo de tiempo tenía que haber sucedido algo relacionado con su fallecimiento, se confirmaron al conocer los resultados del informe toxicológico, que acreditaba la presencia de una gran cantidad de alcohol en su organismo; la causa principal de la muerte.

La investigación, indican, permitió demostrar que cuando la víctima salió de su domicilio en la mañana de ese día, fue caminando hacia la localidad de A Picota. Antes de llegar a su destino se cruzó con el vehículo en que viajaban los ahora detenidos, que regresaban a la casa de uno de ellos tras una noche de fiesta. Lo recogieron y se fueron juntos a la casa. Una vez allí le sirvieron una gran cantidad de bebidas alcohólicas de alta graduación, que bebió de forma ingente y continuada. Su incapacidad, apuntan, le impedía ser consciente de sus actos y las consecuencias que tal ingesta podría tener, hasta el punto de provocar en un primer momento su desvanecimiento y posteriormente su muerte.

Desconocen si ya se encontraba fallecido o moribundo, pero todo indica que instantes después, y utilizando el mismo vehículo, el cuerpo fue trasladado y arrojado al lugar en donde acabó encontrándolo la vecina. Los detenidos, junto con las actuaciones realizadas y efectos aprehendidos, fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción Número Uno de Muros (A Coruña).