La obra gráfica de Castelao luce en Vilanova

Los trabajos del ilustre rianxeiro estarán expuestos en los salones del Auditorio Valle-Inclán | La muestra permanecerá abierta hasta el próximo 29 de diciembre

Inauguración de la exposición de Castelao en el Teatro Valle-Inclán de Vilanova

Inauguración de la exposición de Castelao en el Teatro Valle-Inclán de Vilanova / Iñaki Abella

R. A.

El Teatro Valle-Inclán de Vilanova acoge desde ayer una muestra facsimil sobre la obra gráfica de Daniel Alfonso Rodríguez Castelao, una exposición que recoge los más importante de todo su compromiso social, político y ético. La muestra llega a Vilanova de la mano de Afundación, que puso en marcha este proyecto allá por 2020 y, tras pasar por todas sus sedes ha decidido llevar la obra de uno de los gallegos más ilustres por todos los municipos de Galicia. Castelao trasladaba a través de sus dibujos, todo su compromiso con su tierra, y se dio cuenta que, en cada viñeta publicada en los períodicos, ese mensaje calaba. La muestra es un compendio de esas viñetas que están recogidas en varios libros.

“Castelao grafista (facsímile)” permanecerá abierta hasta el próximo 29 de diciembre en el Teatro Auditorio Valle-Inclán de Vilanova de Arousa donde se podrá visitar de lunes a viernes de 16.00 a 21.00 horas. La muestra reúne facsímiles de la Colección de Arte Afundación, dibujos del álbum Cousas da vida de Castelao, retratos fotográficos, caricaturas y dibujos y portadas de revistas.

Esta muestra está incluida en “Corriente cultural”, un programa enfocado a la promoción de actividades culturales más allá de las sedes de Afundación. También se enmarca en la iniciativa “Cultura por alimentos” que Afundación lleva a cabo en colaboración con FESBAL (Federación Española de Bancos de Alimentos) y que pretende aportar alimentos de primera necesidad a los bancos de alimentos locales. 

La exposición, que cuenta con piezas procedentes de las colecciones de arte de Abanca y Afundación, se compone de una selección rigurosa de obras en las que se refleja la evolución tanto del compromiso ético, social y político del artista rianxeiro, como de sus recursos plásticos y su querencia por la ilustración. Estos dos intereses confluyeron en las colaboraciones que, a partir de 1924, empezó a publicar en medios como Galicia, FARO DE VIGO o Vida Gallega, en las cuales la ilustración y el texto reflejan la ácida crítica de un Castelao cada vez más comprometido. Esta forma de arte y denuncia acabaría articulando obras tan relevantes como “Cousas da vida” (1930) y los álbumes de guerra “Galicia mártir” (1937), “Atila en Galicia” (1937) y “Milicianos” (1938). 

En el año 1945, tras casi una década viviendo en el exilio, Castelao terminó el que sería considerado como su testamento pictórico, “A derradeira lección do mestre”, una tela en la que se retoma una ilustración de guerra elaborada en 1937. En ella, Castelao funde ilustración y pintura en homenaje a las maestras y maestros asesinados tras el golpe de Estado de 1936.