Vigilantes del pósito de A Illa interceptan a un grupo de furtivos con veinte kilos de almeja

El operativo del pósito contó con el apoyo de la Guardia Civil | Siguieron a los individuos con los drones y motos | Vinculan a un hostelero de Vilanova

Mochila en cuyo interior se guardaban los veinte kilos de almeja.

Mochila en cuyo interior se guardaban los veinte kilos de almeja. / R.A.

R.A.

No son buenos tiempos para el marisqueo. A la ausencia de marisco, las cofradías también tienen que hacer frente a los furtivos, que no dudan en arrasar con lo poco que queda en los bancos arousanos, incluso aunque no tenga las medidas reglamentarias para su comercialización. Eso es lo que ha ocurrido en A Illa, donde los vigilantes del pósito han cogido con las manos en la masa a un grupo de furtivos integrado por vecinos de Vilanova y A Illa.

Desde hace varios días, los vigilantes seguían la pista de este grupo gracias al uso de los drones y de las motocicletas con las que cuentan, además de usar coches particulares. En la mañana de ayer, aprovechando el mal tiempo, los furtivos se acercaron a una de las playas y arrasaron con marisco que todavía no tenía la talla comercial. Los vigilantes, con la colaboración de la Guardia Civil, los siguieron con sus coches para tratar de ver a donde los llevaban, decidiendo interceptarlos en la PO-549 a la altura de San Miguel de Deiro. Allí descubrieron que guardaban una mochila con cerca de veinte kilogramos de almeja.

Lo que más sorprendió a los vigilantes fue que en el coche viajaba un conocido hostelero de Vilanova del que se sospechaba que daba amparo a furtivos por lo que lo ocurrido ayer viene a despejar todas las dudas que existían al respecto. También se encontraron con que uno de los furtivos es un vecino de A Illa a cuya familia llegó a ayudar el pósito, con 3.000 euros, después de que un incendio arrasase la vivienda en la que residían.

En el seno de la Cofradía de A Illa la identificación de este individuo ha causado una gran decepción al considerarse que no es lógico el pago que reciben por aquel gesto de colaboración que tuvieron con la familia del individuo.

Desde el pósito que preside Juan José Rial Millán, también quieren ensalzar el trabajo que realizaron los vigilantes en el control de este grupo de furtivos, ya que la interceptación no ha sido fruto de la casualidad sino de “un trabajo concienzudo y de muchas horas de todos los vigilantes que tenemos”. También agradecen a la Guardia Civil la colaboración mostrada en la identificación de todos los individuos que participan en lo que califican como “un grupo organizado para esquilmar por completo los bancos marisqueros de A Illa”.