Bares cerrados y un mercado semivacío, la cara desangelada de San Roque

Parte de la hostelería y de la plaza de abastos dan la espalda a la fiesta

El desolador aspecto de la otrora popular calle de A Baldosa, el domingo por la noche, en plenas fiestas.

El desolador aspecto de la otrora popular calle de A Baldosa, el domingo por la noche, en plenas fiestas. / M. MENDEZ

Manuel Méndez

Manuel Méndez

“No hay un sitio en el que comer unos pimientos” o “es triste ver que solo hay un puñado de puestos de marisco y algunas carnicerías, pero casi nada de pescado”.

Son dos de las frases más repetidas el domingo por la noche y ayer por la mañana en la ciudad de Vilagarcía, inmersa en un macropuente festivo gracias a la celebración del día de la Asunción y a sus populares fiestas de San Roque.

Calles vacías

Estas y otras reflexiones que denotan cierta decepción por parte de no pocos ciudadanos se deben a que calles otrora abarrotadas de público, y referencia indiscutible del ocio en Vilagarcía, presentaban el domingo por la tarde-noche una imagen casi desoladora.

La plaza de abastos, a primera hora de ayer.   | //  M.M.

La plaza de abastos, a primera hora de ayer. | // M.M. / Manuel Méndez

Pero también aluden al igual de desangelado aspecto mostrado ayer por el mercado municipal de abastos, donde quedaron sin montar la gran mayoría de sus puestos de pescados y mariscos.

A Baldosa

En lo referido a la hostelería local, fueron muchos los vecinos y visitantes que lamentaron el aspecto que presentaban calles como A Baldosa, sin alumbrado alguno que indicara que están en marcha las fiestas por excelencia del verano en la ciudad y con numerosos restaurantes y taperías cerrados.

Cierto es que algunos lo están de manera definitiva en distintos puntos de la ciudad desde hace un tiempo, como también lo es que otros cerraron el domingo o ayer por descanso del personal, a pesar de las fiestas.

“No parece San Roque ni verano”, criticaban algunos ciudadanos. “Teníamos que estar todos abiertos y trabajando a tope”, replicaban varios hosteleros que sí abrieron y se llenaron, de ahí que resultara complicado encontrar mesa en ellos.

“El problema de Vilagarcía es que vienes a pasar el día y a disfrutar de sus fiestas y te encuentras con esto”, indicaban ciudadanos llegados de diferentes puntos de la comarca e incluso de otras regiones españolas.

El Festaclown contribuye a animar las calles de la ciudad.  | NOÉ PARGA

El Festaclown contribuye a animar las calles de la ciudad. | NOÉ PARGA / Manuel Méndez

Balaídos y O Grove

“Fuimos a Vigo a ver el partido del Celta y cuando volvimos parecía que no había fiesta en Vilagarcía”, apostillaban varios vilagarcianos que el domingo estaban intentando encontrar sitio para cenar en A Baldosa y calles próximas.

“A pesar de celebrarse San Roque, hubo más gente en A Illa, donde el sábado celebraban el carnaval de verano, y en municipios como O Grove, que estuvo a tope durante todo el fin de semana, con sus bares y restaurantes a rebosar”, resaltaban otros visitantes que el domingo por la noche se encontraban en la capital de la comarca.

En la plaza

La decepción era igual de evidente entre quienes acudían ayer a la plaza de abastos, donde buena parte de los placeros optaron por no abrir, y eso a pesar de que se celebraba en todo su entorno un mercadillo ambulante extraordinario que sustituía el que debería celebrarse hoy, como cada martes laborable.

Parece que el Concello de Vilagarcía, con la intención de dar más facilidades y comodidades a los consumidores y a los propios vendedores de la plaza en este macropuente festivo de cinco días, ofreció a los segundos la posibilidad de abrir ayer, coincidiendo con esa feria ambulante, o bien hacerlo hoy, a pesar de ser festivo.

Pescado fresco

En caso de acogerse a esta segunda opción, muchos vendedores tendrían la oportunidad de colocar el producto que les sobró el sábado e incluso de comprar mercancía ayer, en lonjas como las arousanas, para venderla fresca esta mañana.

Pero la propuesta se sometió a votación, y resulta que la mayoría de los vendedores decidieron descansar este festivo y abrir ayer, para aprovechar el tirón que pudiera ejercer el mercadillo. Aunque se da la circunstancia de que, en realidad, ni siquiera todos los que eligieron abrir en lunes acudieron a trabajar.

Pobre aspecto

De ahí que la plaza de abastos presentara un aspecto impropio de unas instalaciones de estas características en pleno verano, a pesar de que ya no podrán reabrir sus puestos hasta el jueves, ya que al festivo de hoy en toda España se suma el de mañana en Vilagarcía, día grande de San Roque.

Es por todo lo expuesto que hay quienes creen que los autónomos “están dejando pasar una buena oportunidad de hacer negocio”, ya que “hay mucha gente en el pueblo” y algunas de las propuestas socioculturales planteadas por el Concello están siendo un éxito de público.

La zona de los puestos ambulantes de la fiesta.

La zona de los puestos ambulantes de la fiesta. / M. MENDEZ

Puede citarse, como ejemplo, que a la espera de la gran avalancha que se vivirá entre hoy y mañana, con la Festa da Auga como referencia indiscutible, se desarrolla el “festival de la risa” Festaclown, con funciones para todos los públicos a lo largo de cada jornada y en distintos puntos de la ciudad.

También reunieron numeroso público espectáculos como el musical Tarzán, en el Parque da Xunqueira, donde hoy actúan Lontreira y Rayden.

El buen ambiente festivo se hizo notar igualmente durante el finde en el entorno del Auditorio Municipal, la zona portuaria de la explanada TIR –donde están los locales de ocio nocturno– y la avenida de A Mariña. Es decir, donde se ubican las barracas de feria y diferentes atracciones.