La crisis del libre marisqueo desencadena un “bum” de capturas y ventas de chopo en Arousa

Muchas embarcaciones trabajan ahora con los “trasmallos” debido a los malos resultados del marisqueo

Subasta de chopo en la lonja de Cambados, ayer.   | // IÑAKI ABELLA

Subasta de chopo en la lonja de Cambados, ayer. | // IÑAKI ABELLA / Anxo Martínez

Hacía ya varios años que no se veía tanto chopo en las lonjas de la ría de Arousa. Este año está siendo histórico en cuanto a capturas, al menos en los puertos de Cambados y O Grove. Una situación que puede explicarse por una confluencia de factores: unos, naturales, y otros relacionados con la explotación. “Es cierto que está siendo un año de mucho chopo porque en los inviernos con temporales sale más, pero también lo es que hay más barcos pescándolo”, sostiene Manuel Domínguez, gerente de la lonja de Cambados, que es donde más chopo se vende de toda la ría de Arousa.

Pescadores de Cambados arrojan ramas de pino al agua de la ría.   | // IÑAKI ABELLA

Pescadores de Cambados arrojan ramas de pino al agua de la ría. | // IÑAKI ABELLA / Anxo Martínez

Los datos recogidos por la plataforma Pesca de Galicia no dejan lugar a dudas. En lo que va de año, se han vendido en la lonja de Tragove (Cambados) casi 95 toneladas de este cefalópodo, frente a las 61 de hace un año. Para encontrar un principio de año casi tan bueno hay que retroceder a 2016, cuando se despacharon en la rula cambadesa 91.800 kilos.

La pesca de chopo de este 2023 está siendo, en consecuencia, la mejor de todo el siglo. A principios de los años 2000 hubo temporadas especialmente pobres de menos de 20 toneladas -entre enero y abril-, aunque lo habitual en Cambados es que en el primer trimestre de cada ejercicio se hayan vendido entre 50 y 60 toneladas.

Los últimos años, sin embargo, han sido especialmente buenos, rebasándose los 70.000 kilos en el primer trimestre del año. Son muchos los armadores de Cambados que atribuyen esta abundancia de la especie a las ramas de pino que hace unos años arrojaban en la ría de Arousa. “Estoy convencido de que las ramas funcionaban”, afirma uno de los pescadores que participaban en estas acciones. “Marcábamos algunas con boyas y cuando las levantábamos a los 15 días o un mes las encontrábamos llenas de huevas”, añade.

No obstante, hace ya unos años que los pescadores de Cambados han dejado de echar ramas al agua. Los días de convocatoria eran muchos los que quedaban en puerto, y los que sí salían se cansaron. “Hay muchas artes que pescan el chopo y la gente no quería ir a trabajar para que después se beneficiasen los que preferían quedar en tierra”, explican.

La eficacia de las ramas de pino, de todos modos, no cuenta aún con un respaldo científico en forma de estudios. Un técnico consultado por FARO apunta que la hembra del chopo busca un sustrato donde enganchar sus huevos, pero que este puede ser desde una pradera de zoosteras hasta una estaca, unos cabos o los restos de unas redes. “Las ramas de pino no existen en el ecosistema natural del chopo, de modo que no tendrían por qué ser esenciales para su cría”, opina el técnico.

Eso sí, asume que la madera sí puede valer como sustrato donde la hembra realice sus postas, pero cree que es indiferente que se trate de pino u otra especie.

Sea como fuere, el presente año está siendo excelente para el chopo, ya sea gracias a las ramas que se echaron en el pasado en la ría o porque al haber más barcos trabajando con las artes con las que se puede capturar este cefalópodo, aumenta el esfuerzo pesquero sobre el recurso. “Ahora mismo hay unos 30 barcos con los trasmallos, cuando otros años por esta época eran seis”, explican en Cambados.

El chopo ha generado un volumen de negocio de 493.000 euros en Cambados desde el 1 de enero. El precio medio del chopo ha sido de 6,49 euros el kilo, alcanzando un máximo de 14,80.

[object Object]

La Consellería do Mar ha remitido un escrito a la Cofradía de Cambados en el que advierte de que los asesores jurídicos solo podrán estar presentes en las reuniones de la Xunta Xeral si lo aceptan todos los vocales de este organismo. Esta situación ha generado malestar e inquietud en parte del sector, ya que temen que la norma se extienda al resto de pósitos gallegos. El PSOE ha presentado una Proposición no de Ley en el Parlamento gallego en la que insta a la Xunta a dar marcha atrás en esta circular que se ha remitido a Cambados. Los socialistas advierten de que los asesores jurídicos o económicos ayudan a los pescadores que forman parte de la Xunta Xeral y del Cabildo de las cofradías a adoptar decisiones técnicamente y legalmente correctas, y temen que la ausencia de estos profesionales vaya en detrimento del sector. Mar adoptó la decisión en Cambados tras las quejas del sector crítico del pósito, que se opone a la presencia en las reuniones de un abogado.