Vilanova abre su nuevo archivo municipal con la ayuda de la Diputación

La institución provincial aportó más de 200.000 euros para la reforma del bajo que fue de los Charlín

Héctor Font, Gonzalo Durán y Santos Héctor, durante su visita al archivo de Vilanova.

Héctor Font, Gonzalo Durán y Santos Héctor, durante su visita al archivo de Vilanova. / R. A.

R. A.

Vilanova de Arousa ya cuenta con un nuevo archivo municipal, situado en un bajo de 900 metros cuadrados situado en la zona de As Sinas, y que fue adquirido en una subasta tras haber sido incautado a la familia Charlín. En la adquisición del bajo fue clave la Xunta de Galicia, mientras que en el acondicionamiento del mismo, destacó la aportación de la Diputación de Pontevedra que, a través del ReacPon y del Plan Concellos, aportó 260.000 euros.

La remodelación fue visitada ayer por el alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, que destacó la importancia de sacar el archivo del piso superior de la plaza de abastos, donde “vamos a ejecutar un proyecto muy ambicioso que ayudará a impulsar el comercio en el casco urbano”. Durán acudió al archivo acompañado de los diputados provinciales Carlos Font y Santos Héctor Rodríguez. Los tres recorrieron las obras realizadas en las instalaciones, centradas en su refuerzo estructural y en la reforma de la cubierta. Se han conseguido mejorar las condiciones de aislamiento de la instalación, la seguridad y la estética del local. También participó en la visita un representante de la Consellería de la Consellería de Facenda e Administración Públicas, que colaboraron en la adquisición del local.

En el marco funcional, las obras permitieron definir cuatro zonas diferentes para el adecuado desarrollo del servicio, estableciendo así una zona común destinada a archivo, una para la recepción, la tercera para sala de consultas y, por último, la zona de aseos. Finalmente, se han realizado instalaciones de electricidad, fontanería, contraincendios, ventilación, telecomunicaciones y vídeovigilancia, completando así los servicios de la edificación. El alumbrado, por su parte, comprende luminarias de tecnología LED de alta eficiencia energética y bajo consumo.

El local en el que se ubica el archivo municipal tiene más usos. Así, una parte del mismo se destina para almacén de la brigada de obras, mientras otra parte se encuentra vacía en estos momentos y pendiente de que se le encuentre algún tipo de uso. Así lo reconocía Durán ayer, destacando el hecho de que “todavía nos queda una buena parte de este local, de más de 900 metros cuadrados, sin ocupar”.