Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La edad dorada de los pellets y la leña en O Salnés

Comercios de suministros de Vilagarcía ya vendieron estufas en pleno agosto y hay negocios madereros que se han quedado sin “stock” para particulares

José Manuel Fariña, ayer, trabajando en Vilariño (Cambados). | // NOÉ PARGA

El elevado precio de la electricidad, el gas, el gasóleo y el butano han empujado a cientos de hogares a procurar formas de calor alternativas, como los pellets o la madera. Esta es una de las consecuencias del actual escenario de crisis, pero no la única. Organizaciones sociales como Cáritas alertan de un presumible aumento de la pobreza energética, y los equipos de emergencias advierten del mayor riesgo que entrañan los métodos más económicos de calefacción, como los socorridos braseros, “que son totalmente desaconsejables”, en palabras del sargento jefe de los Bomberos do Salnés, David Padín.

Víctor Durán, gerente de Sugalpro, una empresa de suministros de Vilagarcía, advierte que, “hay un incremento considerable en la demanda de estufas de pellets”, y que incluso son muchos los que se deciden a jubilar anticipadamente calderas de gasóleo que tenían varios años de vida útil por delante para cambiarlas por equipos de biomasa. “Aunque los pellets también han subido de precio, la diferencia de coste entre llenar una caldera de gasoil y otra de pellets es tan grande que hay quien ha optado por cambiarlas”.

Acopio en septiembre

Otra característica de la presente campaña es que los consumidores han sido mucho más previsores de lo habitual. Víctor Durán ya hizo ventas de estufas en pleno mes de agosto, y José Manuel Fariña, de Maderas Fariña (Meis) afirma que, “la mayoría de la gente ya compró la leña en septiembre”. “Otros años se esperaba más y se compraba sobre todo cerca del invierno, porque la leña era un complemento del gasoil, pero este año hay gente que mantiene las calderas pero que las tiene vacías, y por eso han sido más precavidos”, añade.

Este empresario de Meis ya notó en 2021 un repunte en el consumo de madera con respecto a 2020, pero no tuvo nada que ver con lo sucedido esta campaña. “La demanda se disparó el doble”. Y esto ha supuesto que ya haya cierto desabastecimiento en el mercado. Él, de hecho, ya no tiene madera. “A la gente que me llama estos días le doy el teléfono de alguna persona que puede tener leña o le digo que si quiere se la corto en verde, pero claro, para este año no le va a servir”.

En lo que respecta a los precios, él ha mantenido los mismos de los últimos años, puesto que tiene varias líneas de negocio y la venta a particulares no es la principal. Pero otras empresas sí han incrementado sus tarifas, sobre todo en el caso de los pellets, que pasaron de unos 4 euros el saco de 15 kilos en 2021, a los 7,50 euros de media actuales.

También han subido los equipos, debido al incremento del precio de las materias primas. “En los dos últimos años ya llevamos cuatro cambios de tarifa”, apunta Víctor Durán, de Sugalpro. También han aumentado un poco los plazos de entrega de algunas estufas, si bien lo que hacen ellos es comercializar sobre todo los modelos de mayor rotación, de modo que las esperas nunca son desorbitadas.

Mar Viqueira, directora de Cáritas, en una reunión con el alcalde de Vilagarcía INAKI ABELLA DIEGUEZ

Pobreza energética

Mar Viqueira, directora de Cáritas Interparroquial de Arousa no ha notado todavía un repunte significativo en las demandas de ayuda para pagar los recibos de la electricidad o el gas, “porque aún no ha empezado el frío de verdad”. Pero en la organización sí han percibido un incremento en lo que va de año con respecto a 2021, y teme que, “este invierno de 2023 va a ser complicado”. De hecho, argumenta que, “aunque aún no empezó el frío, ya nos estamos preparando para eso”.

En Cáritas también disponen de un ropero social. Mar Viqueira apunta al respecto que en estos momentos lo que más necesitan es ropa de abrigo, como chaquetones y chaquetas, y calzado de hombre a partir del número 42. Aunque inmediatamente matiza que, “todo es bienvenido, y las mantas también”.

David Padín, en primer término, junto a varios de sus compañeros INAKI ABELLA DIEGUEZ

Prevenir sustos en casa

En invierno, son más habituales emergencias domésticas relacionadas con los equipos de calor, como incendios o intoxicaciones por monóxido de carbono. David Padín, sargento jefe de los Bomberos do Salnés, hace una serie de recomendaciones para evitar sustos de este tipo. La primera es, “hacer un trabajo de mantenimiento previo de chimeneas o cocinas de hierro”, para evitar que las creosatas del hollín acumulado durante mucho tiempo puedan prender y causar un fuego.

También alerta del elevado riesgo que supone poner ropa a secar en los equipos de calor, o pegar estos a sofás o butacones. En el caso de disponer de equipos de gas, recuerda que, “la llama tiene que ser totalmente azul, y no puede echar humo, porque eso significaría que está quemando mal”. Y avisa de que estos aparatos tienen que estar en lugares bien ventilados.

Los bonos sociales eléctricos tienen que renovarse

El Ayuntamiento de Cambados advirtió ayer de que las personas que hayan obtenido el bono social eléctrico en 2020 deben renovarlo antes de los dos años de contrato, y por lo menos con una antelación de 15 días hábiles. Desde la Concellería de Promoción Económica se brinda asesoramiento a los vecinos a través de la oficina del consumidor, y se explica que la fecha de vencimiento del bono social figura en la factura. Además, las compañías comercializadoras están obligadas a notificar que es necesario renovarlo en la última factura antes de la fecha de vencimiento.

Compartir el artículo

stats