Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El paro del transporte pone en alerta a las empresas de Arousa

Operadores del puerto de Vilagarcía admiten que la huelga de marzo tuvo “un impacto muy relevante” | Aunque ahora se prevé un seguimiento mínimo, solicitan a las autoridades que garanticen un normal funcionamiento

Un buque portacontenedores en el puerto de Vilagarcía durante la pasada huelga del transporte en el mes de marzo. Iñaki Abella

El paro convocado a partir del lunes por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte ha inyectado incertidumbre en las empresas arousanas. Desconocen la repercusión que tendrá el paro en el transporte por carretera, por lo que están expectantes de lo que pueda ocurrir. Operadores del puerto de Vilagarcía consultados por este periódico aseguran que pese a que los tráficos llevan todo el año, mes tras mes, incrementándose, la huelga de marzo “tuvo un impacto muy relevante” y temen que la situación se repita.

“El problema que puede causar el paro es un colapso en el puerto. Es decir, los barcos siguen llegando pero la mercancía no sale por carretera”, comenta el responsable de una de las empresas consignatarias de la rada.

Mensaje a las autoridades

Aunque en esta ocasión el seguimiento se prevé que sea minoritario, en el sector empresarial no las tienen todas consigo. “Todo dependerá de cómo se plantee el paro. Hay que respetar a los que paran, pero también a los que no y las autoridades deben asegurar que se nos permita trabajar, algo que no pasó la vez anterior”, reprende un empresario. “Tiraron piedras desde pasos a nivel, rajaron ruedas, en la avenida de Rosalía de Castro agujerearon el depósito de combustible de un camión, ...”, recuerda.

Un piquete informativo en la PO-548, durante el anterior paro del transporte por carretera. Iñaki Abella

Las operativas de descarga en los muelles vilagarcianos para noviembre y diciembre ya están planificadas desde hace tiempo, por lo que no hay margen de maniobra para reorganizarlas. La actividad que se prevé la próxima semana en el puerto es “la normal para estas fechas”.

Campaña del mejillón

En este sentido, una importante compañía de transportes de la comarca con una flota superior al centenar de camiones añade que actualmente “estamos en temporada alta” debido a la campaña del mejillón, un bivalvo para el que la ría de Arousa es su principal zona de cultivo y por tanto también de descargas. “Lo transportamos desde los puertos para fuera y la verdad es que hay bastante incertidumbre, no sabemos cómo va a afectar este paro”, comentan desde esta empresa de logística del Ullán.

Tantas son las incógnitas que ni siquiera esta firma ayer tenía claro si secundaría el paro o no. “Estamos a expensas de que se reúnan las asociaciones”, señalaba uno de sus responsables.

Otras ya lo tienen completamente decidido. Es el caso de una empresa de transporte asentada en Baión (Vilanova). “Si hay libertad, trabajaremos”, indica su gerente.

El empresario no ve razones para realizar ningún tipo de protesta: “Los clientes nos suben el porte si se encarece el gasóleo, cumplen con nosotros”, defiende. En su caso, un cliente “no estaba de acuerdo con los precios y dejamos de trabajar con él, pero no hay más”.

Actualmente esta empresa con una flota de 25 camiones y 30 trabajadores considera que el paro convocado por la Plataforma en Defensa del Sector del Transporte está respaldado por “una minoría que intenta imponerse”. “El mayor enemigo del transportista es el transportista”, concluye.

Medio centenar de camioneros

En el conjunto de Galicia se espera que el paro tenga un seguimiento mínimo, con medio centenar de autónomos y pequeños empresarios. Así lo señaló en declaraciones a Europa Press Carlos García Cumplido, secretario de Fegatramer, patronal que asegura que representa a más de la mitad del transporte de mercancías en Galicia.

Por su parte, Apetamcor, organización representativa en Galicia en el transporte de mercancías por carretera para pymes y autónomos (con más de 1.200 socios), se desvinculó del paro ya el pasado lunes. Y el martes hizo lo propio la asociación de transportistas de Lugo Aetram, que no ve “viable” un nuevo paro indefinido en el sector.

El presidente Tourís prefiere no pronunciarse por el momento

El puerto de Vilagarcía es un buen termómetro para medir el impacto de una huelga de transporte por carretera. En la del pasado mes de marzo, en el tercer día de paro, el presidente de la Autoridad Portuaria, José Manuel Cores Tourís, reconocía que la situación “se está poniendo muy complicada, es cierto que no hay desabastecimiento en estos momentos, pero si esto se alarga en el tiempo, va a haber muchos problemas”. A la dársena vilagarciana habían llegado en los últimos días varios barcos con urea o aluminio, productos que no pudieron transportarse y que se almacenaron en dependencias de la rada.

Tourís admitía que la situación que se estaba viviendo en aquel momento era preocupante sobre todo para sectores como el ganadero “donde ya comienza a haber escasez de cereal”.

En esta ocasión el presidente portuario ha declinado realizar declaraciones sobre las previsiones del paro de transporte convocado desde el lunes 14 de noviembre.

Compartir el artículo

stats