Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambados se mantiene como el municipio de O Salnés con menor carga fiscal sobre bienes inmuebles

En la villa del albariño se paga una media de 161 euros por vivienda | Vilanova es el que más subida ha experimentado

Los recibos del IBI en la comarca oscilan entre los 161 euros de Cambados y los 316 de Sanxenxo. Iñaki Abella

Impuesto que grava la titularidad de los derechos reales sobre cualquier bien inmueble, el IBI puede variar de manera sustancial de un concello a otro, algo que ocurre en la comarca de O Salnés donde, dependiendo del lugar en el que se vive, y por diferentes variables (valor catastral de los inmuebles, porcentaje aplicado por el propio concello, ...), se puede acabar pagando el doble de uno a otro municipio. La carga fiscal media oscila de un municipio a otro, desde los 161,61 euros de Cambados, el más bajo, hasta los 316,03 de Sanxenxo, donde el valor catastral de los inmuebles es el más alto de la comarca de O Salnés.

El IBI es un impuesto vital para los concellos, ya que es el que genera un mayor número de ingresos anuales gracias al porcentaje que reciben. Hasta el año 2015, este porcentaje era del 0,60% del valor de la vivienda, pero desde ese año, el Ministerio permite a los municipios decidir qué tipo de carga aplicar entre la horquilla que supone el 0,40 y el 0,60%. En el caso de la villa del albariño es muy significativo, ya que es el municipio cuyo valor catastral medio es más bajo, de 29.867 euros, también tiene la menor carga impositiva, ya que se aplica un 0,46%, siendo el recibo medio de 161,61. Esta cifra viene en descenso desde 2015, cuando el recibo medio era de 179,20 euros.

En el otro extremo, Sanxenxo cuenta con el valor catastral medio más alto de toda la comarca de O Salnés, de 76.114 euros, lo que significa que sus vecinos pagan una media de 316,03 euros, cantidad que se ha visto reducida con respecto a 2015, cuando el IBI suponía un desembolso de 365,35 euros de media, con un porcentaje municipal de 0,48%.

Una de las situaciones más llamativas en esta comparación es la de Vilanova de Arousa. El municipio arousano era el que contaba con el IBI más bajo de la comarca en 2015, con tan solo 170,68 euros y un porcentaje del 0,60%, el tipo más alto. Sin embargo, tener que someterse a un plan de ajuste a causa de la deuda que arrastra, algo que ha sido un grave contratiempo para el municipio, ya que ha tenido que actualizar las ponencias de valores catastrales para incrementar ingresos. Eso ha provocado que los inmuebles pasasen de tener un valor medio de 28.000 euros al actual de 44.000, lo que provocó que los vilanoveses pasasen de pagar 170,68 euros de media en el año 2015 a 264,09 euros en la actualidad, manteniendo el 0,60% de porcentaje de ingresos municipales, pese a que el PSOE lleva tiempo reclamando una bajada.

Pese a este espectacular incremento, el recibo de Vilanova se mantiene dentro de la media de los que se abonan en el resto de la comarca. Aunque se mantiene entre los más altos de O Salnés, el recibo de Vilagarcía ha pasado de los 332,82 euros de 2015 a los 290,78 actuales, mientras que el de O Grove ha pasado de los 257,39 a los 276,93, manteniéndose el tipo impositivo más alto.

Meaño, pese a ser un municipio rural también se encuentra entre los que tiene un recibo más alto, ya que sus vecinos abonan una media de 283,40 euros de IBI, cuando en 2015 se pagaban 234,45. Meis, de similares características a Meaño apenas ha variado el recibo medio en todos estos años ya que ha pasado de 242,9 a 243,4 en la actualidad. Ambos tienen el tipo impositivo a 0,40. Otro de los municipios en los que se ha experimentado un importante incremento es el de A Illa, cuyo tipo es del 0,5%. En ese municipio se abonaba de media 265,45 euros por recibo en 2015 y ahora se pagan 279,68.

Por último, Ribadumia es otro de los pocos municipios en el que el IBI se ha visto reducido en estos años. Así, se pasó de abonar 292,79 euros de cifra media a los 260,70 euros actuales.

Compartir el artículo

stats