Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Viñas ecológicas en Vista Real?

Las cepas tuvieron que ser cortadas al no estar certificadas por el Consello Regulador

El viñedo de Vista Real sigue a la espera de cepas. Iñaki Abella

Cuando se adquirió el pazo a la Agencia Tributaria, una de las imágenes más icónicas en aquel momento fue el de la enorme casona de Vista Real rodeada de viñedos. Aquella imagen ya queda muy lejos, pero el espacio que ocupaban, en el que se conserva toda la estructuras de los viñedos, ha llevado al Concello a replantearse el futuro y valorar la posibilidad de recuperar el cultivo. Esa idea siempre se barajó en el seno del grupo de gobierno. No en vano, el Concello de Vilanova se convirtió en el primer municipio en contar con tarjeta del Consello Regulador Rías Baixas, lo que le acreditaba como el único con posibilidad de elaborar su propio vino.

Sin embargo, las cepas de albariño que cubrían más de una hectárea y media de superficie en torno al pazo de Vista Real tuvieron que ser eliminadas, ya que no se encontraban certificadas por el Consello Regulador, por lo que su vino no podía ser comercializado al amparo de Rías Baixas. Esa fue una herencia que recogieron de los Charlines, que la Agencia Tributaria no resolvió durante los 15 años que estuvo en sus manos y que ahora deberá solventar el Concello para encontrar un uso adecuado a toda la infraestructura para viñedo que existe en la finca del pazo.

La eliminación de las cepas llevó al Concello a aparcar durante años el diseño de un proyecto de futuro para el viñedo que rodea Vista Real. Es más, otras actuaciones para los talleres de empleo o las actividades formativas que se desarrollan en el pazo se acabaron llevando por delante parte del terreno, por lo que ahora queda una hectárea de superficie que estaría acondicionada para ejercer como viña.

Gonzalo Durán, alcalde de Vilanova, considera llegado el momento de tomar algún tipo de decisión con respecto al viñedo, una decisión que pasaría por replantar las cepas y, sobre todo, apostar por un cultivo de carácter ecológico. “No podríamos dar ningún otro paso, porque la presencia de un parque infantil en el interior de la finca de Vista Real y todo el paseo que hemos acondicionado nos obliga, por ley, a tener mucho cuidado con el uso de productos fitosanitarios, por eso apostamos por la elaboración de vino ecológico”. Por el momento, no existe una previsión de cómo desarrollar el proyecto pero “en algún momento tenemos que buscarle una solución a la finca de Vista Real y a toda la infraestructura que tenemos preparada para acoger un viñedo”.

Subasta pública

El pazo de Vista Real se adquirió en diciembre de 2010 en una subasta pública a cambio de algo más de un millón de euros. El inmueble se había convertido en el emblema de la familia Charlín por lo que la administración municipal trabajó desde el primer día en su transformación: en devolver al inmueble su apariencia de pazo y acabar con la imagen de chalé de narco. El proyecto contemplaba varias vías de recuperación. En la que más se ha trabajado ha sido en la de convertir Vista Real en un lugar de formación laboral. En esa vía fue clave el asentamiento en el pazo del Centro de Desenvolvemento Local (CDL) que ha convertido Vista Real en un espacio muy atractivo para la celebración de cursos de formación y talleres.

Relacionada con esta y con la preservación del viñedo, se llegaron a desarrollar en Vista Real dos Obradoiros de Emprego que contaban con un módulo de agricultura ecológica, una formación que cesó, explica Durán, por la caída de la demanda, aunque “estaremos dispuestos volver a realizarlo si la gente nos lo vuelve a pedir”.

Otra de las vías era la de construir un centro de día en la finca del pazo, una opción que acabaría siendo descartada por la titular de la Consellería de Benestar Social en aquel momento, Beatriz Mato, y que no tuvo continuidad con la llegada de otros conselleiros a ese gabinete.

Compartir el artículo

stats