Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exceso de consumo y unas raíces dejan una aldea de Meis sin agua

Los tres depósitos que suministran a Nogueiró de Arriba, de 5.000 litros cada uno, quedaron vacíos en tan solo doce horas

El Umia es el principal suministro de agua de la comarca. Noé Parga

Unas raíces que rompieron las tuberías y un consumo brutal en tan solo doce horas dejaron ayer sin agua a Nogueiró de Arriba, una aldea del Concello de Meis que, tras los esfuerzos de los técnicos, comienza a recuperar la normalidad. La situación arranca el pasado miércoles, cuando se descubre que unas raíces han perforado la tubería que transporta agua a esa zona, por lo que el Concello de Meis decidió recurrir a camiones cisterna para llenar los depósitos de suministro. Tres son esos depósitos, de unos 5.000 litros cada uno.

Al día siguiente, los técnicos que se encargan de controlar la red se encontraron con que, 12 horas después del llenado, los tres depósitos se encontraban prácticamente vacíos, lo que apunta a un uso indebido del agua en un momento de sequía como el actual. Es por ello que la alcaldesa de Meis, Marta Giráldez, emitió ayer un bando en el que recrimina el uso irresponsable del agua municipal en ese lugar y en otros donde se han registrado incidencias en el suministro.

La regidora explicaba ayer que “no puede ser que se llenen los depósitos el miércoles a última hora y que a las 7.00 horas del día siguiente, se encuentren prácticamente vacíos”. Esta situación ha provocado que gran parte de las viviendas de Nogueiró se quedasen ayer sin agua, o de tener alguna, que esta se encontrase sumamente turbia, por lo que no sería recomendable su consumo. Giráldez recuerda que el municipio continúa en situación de prealerta por una sequía prolongada y no duda en insistir en la necesidad de que los vecinos moderen el consumo, limitándose el uso del agua de la red al consumo humano.

“Todos tenemos jardines, y a todos nos gusta tenerlos lo más bonitos posible, pero hay que recordar que nos encontramos en una situación muy complicada y que existen prioridades; por eso el agua de la traída no se debe usar para llenar piscinas, ni regar, ni baldeos ni lavados de coches”, tercia. También insta a los propietarios a revisar las instalaciones particulares para evitar que se registren fugas domésticas, que pueden acabar convirtiéndose en un problema, tanto para el afectado como para el resto de vecinos.

Giráldez, además de alcaldesa, es presidenta de la Mancomunidade, y es conocedora de la situación en la que se encuentra toda la red y de los problemas que se pueden registrar si no se controla el consumo ya que el ente tienen serios problemas de almacenaje de agua. De hecho, el ente lleva años reclamando a Augas de Galicia que realice una serie de actuaciones en la red claves para garantizar el suministro, especialmente durante el verano.

Esas actuaciones son la construcción de un segundo depósito de cola, con capacidad para 15.000 metros cúbicos que sirva para paliar las limitaciones del único que está en funcionamiento en estos momentos, con tan solo 10.000 metros cúbicos. A mayores, desde el ente comarcal llevan años reclamando el cambio de la tubería que lleva el agua a O Grove, al encontrarse en una zona intermareal, lo que dificulta su reparación y provoca que esté expuesto a los efectos de la corrosión del agua salada.

Compartir el artículo

stats