Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Davide", el mejor blanco del mundo en 2021

El vino de la bodega de Baión conquistó el primer premio de la LXX Festa do Albariño

Entrega de premios a los tres mejores vinos albariños de la añada de 2021. El título regresó a O Salnés de la mano de “Davide” de Baión. | // NOÉ PARGA

El valle de O Salnés recupera su supremacía entre los blancos de Rías Baixas. Lo hace a través de la propuesta que plantea una pequeña bodega de la parroquia vilanovesa de Baión, "Davide", que ayer se hizo con el título mejor vino albariño de la cosecha de 2021.

La elección no resultó sencilla para los catadores, que tuvieron que elegir entre una docena de bodegas que han realizado una gran apuesta por la calidad.

Tras seis meses en el cargo, Samuel Lago se convirtió ayer en nuevo Cabaleiro do Albariño. Fue nombrado por Núñez Feijóo, que le recordó sus orígenes en el municipio coruñés de Muxía.

Tras seis meses en el cargo, Samuel Lago se convirtió ayer en nuevo Cabaleiro do Albariño. Fue nombrado por Núñez Feijóo, que le recordó sus orígenes en el municipio coruñés de Muxía. Noé Parga

Junto a “Davide”, el trono de esta edición de la Festa do Albariño lo completan “Castel de Fornos”, de Bodegas Chaves de Ribadumia y “Veiga da Princesa”, de la bodega con el mismo nombre, asentada en Arbo. Ramón Huidobro, gerente del Consello Regulador, fue el encargado de recoger el primer premio al no encontrarse ningún representante de la bodega vilanovesa entre los 450 comensales del Xantar Albariñense.

Una treintena de cofradías enogastronómicas de toda la península desfilaron ayer por las calles de Cambados con sus capas y estandartes, convirtiéndose en una de las atracciones de la jornada. Noé Parga

Si lo estaban del tercer premio, Veiga da Princesa, bodega nacida en 2002 de la mano de Manuel Méndez Paz, una bodega con intereses en las Denominaciones de Orixe Monterrei y Ribeiro.

Méndez rememoraba emocionado el nacimiento de la marca, cuando se decidieron a comprarle a 111 pequeños agricultores las 18 hectáreas de superficie que poseen en Crecente. Desde entonces, la marca no ha parado de crecer y, hace tres años, “fuimos el mejor vino gallego”.

El viticultor incidía en que la principal característica de su vino “es la uva y el terreno especial en el que se cría, que permiten elaborar un producto equilibrado, de poca acidez y con una buena maduración”.

Su producción anual no alcanza los 200.000 kilogramos de uva y su calidad quedó reflejada en el hecho de que se agotó en la caseta durante la celebración de la Festa.

Veiga da Princesa produce unos 200.000 kilogramos de uva y elabora un vino equilibrado y con muy poca acidez desde sus viñas de Crecente

decoration

El segundo premio fue a parar a una de las bodegas con mayor solera de la Denominación de Orixe, Adegas Chaves, con su vino Castel de Fornos. Pepe Chaves es su fundador y, aunque prácticamente retirado de la viticultura, fue el encargado de recoger el premio.

Chaves reconoce que obtener esta distinción en la que considera su casa “es muy importante ya que somos una empresa familiar, y sobre todo, destacar en el seno de una Denominación de Orixe donde los estándares de calidad son tan altos es un auténtico orgullo”.

La Folla de Ouro, entregada por el Conclelo de Cambados, fue para Pitusa Vidal Cabanillas, nieta de Ramón Cabanillas. Su figura ha sido clave para que el Concello disponga del legado del poeta e impulse su proceso de musealización. Noé Parga

Nacido un 4 de agosto de hace 70 años, justo cuando también nacía la Festa do Albariño, Chaves siempre ha estado vinculado al impulso de este evento y al Consello Regulador, donde todavía es vocal. “Nuestra bodega produce unas 100.000 botellas, una cifra que se espera incrementar con el cambio generacional que estamos afrontando en estos momentos”, explica.

“Castel de Fornos” ya recibió el tercer premio en 2019 y la bodega fue la primera que recibió un premio internacional a principios de los años 90”. Este vino, lo que trata de mostrar es su apego al terruño, es un vino que muestra sensaciones, amielado, fresco y sin acidez”.

Castel de Fornos, el vino de la bodega Chaves de Ribadumia, recibió el tercer premio en la edición de 2019

decoration

Los premios se entregaron en una jornada que repetía un guión similar al de 2019, antes de que, durante dos años, la pandemia congelase toda la actividad de la Festa.

Apenas habían pasado unos minutos del mediodía, cuando la extensa comitiva del Capítulo Serenísimo del Albariño, en el que participan una treintena de cofradías de toda la península, se ponía en marcha desde A Xuventude hasta el patio de armas de Fefiñáns.

Los servicios de emergencias recogieron su mención honorífica durante el acto del Capítulo Serenísimo en el patio de armas de Fefiñáns. Noé Parga

Al ritmo del himno del Antigo Reino de Galicia, se accede al interior del pazo donde se ponía en marcha el acto protocolario para otorgar los títulos de Damas e Cabaleiros do Albariño.

El honor de nombrarlos le corresponde al Gran Mestre del Capítulo Serenísimo, Alberto Núñez Feijóo, que obligó a jurar a todos ellos antes de recibir el espaldarazo con una parra de albariño.

Este año, los elegidos para la distinción fueron el alcalde de Cambados, Samuel Lago, la bodeguera María Sineiro, la astrofísica de la nasa Begoña Vilas, el sumiller y campeón del mundo de cata José Luis Aragunde y el director del periódico El Mundo Joaquín Manso.

Los elegidos para Damas e Cabaleiros este año fueron Samuel Lago, José Luis Aragunde, María Sineiro, Begoña Vila y Joaquín Manso. Noé Parga

Este fue el encargado de dar el discurso en nombre de todos los elegidos para portar la capa del Albariño, recordando un viaje a Berlín para un acto institucional entre empresas y periodistas en el que el vino que se puso encima de la mesa fue el blanco Rías Baixas, lo que demuestra que “esta tierra elabora el mejor vino del mundo”.

La mayor parte de ellos se bebieron de un trago la copa de albariño que les entregó Pedro Piñeiro, Chanceller del Capítulo, brindando por Cambados, la fiesta y el mejor blanco del mundo.

 El paseo de A Calzada fue el epicentro de la fiesta desde el pasado miércoles, cuando abrieron sus puertas. En ellas participaron un total de 44 bodegas de la DO Rías Baixas.

El paseo de A Calzada fue el epicentro de la fiesta desde el pasado miércoles, cuando abrieron sus puertas. En ellas participaron un total de 44 bodegas de la DO Rías Baixas. Noé Parga

El presidente del Consello, Juan Gil, alertó durante el acto sobre la posibilidad de morir de éxito. “Somos un referente mundial , pero este éxito no puede volverse contra nosotros”, explicó, asegurando que una consultora internacional ya está trabajando en Plan Director para el sector que mantenga nuestro impulso”.

Las cofradías fueron escoltadas por varios grupos folclóricos desde su salida de A Xuventude. Noé Parga

También emplazó a los políticos a apoyar al sector, sobre todo ante directrices de la Unión Europea, como la que considera el vino como un riesgo para la salud o la cuestión del etiquetado.

Núñez Feijóo actuó como Gran Mestre del Albariño una vez más, recordando a Álvaro Cunqueiro, a Ánxel Fole y, sobre todo, a Manuel Fraga que “estuvo en este mismo lugar durante 45 años, siendo uno de los grandes impulsores de la fiesta”.

Recuerdo a los héroes de la pandemia

La lucha que todavía se mantiene contra el COVID-19 se recordará durante generaciones y el Capítulo Serenísimo do Albariño quiso contribuir a ensalzar el trabajo que hicieron unos pocos para intentar salvar a todo el mundo y acabar con la pandemia. Es por ello que ayer se entregó una mención especial a representantes de una serie de instituciones con un gran protagonismo durante aquellas jornadas.

Los premiados fueron el coronel Carlos Aguado de la Brilat, el coronel Simón Benzal de la Guardia Civil, el comisario Francisco Martínez de la Policía Nacional, el comisario jefe Jorge Ruibal de la Policía Autonómica, José Brandariz por la Policía local, el diputado Carlos Font por el Consorcio de Bombeiros, Marcos Araújo por Emerxencias, Victor Otero por Protección Civil, Manuel Francisco Gutiérrez por el Servizo de Prevención de incendios, Miguel Carrero por el personal sanitario y de urgencias y Concepción Abellas por el personal de salud. Esta última fue la encargada de recordar los momentos duros a los que tuvieron que hacer frente, pero no dudó en animar a disfrutar de la Festa do Albariño, eso sí, “con sentidiño”, porque el virus todavía está ahí fuera, aguardando el momento para volver a hacer daño”.

Otro reconocimiento con una gran carga de emotividad fue la entrega de la Folla de Prata a Merchi Álvarez, la presidenta de AME, asociación que trabaja con afectados por Atrofia Muscular Espinal desde la villa del albariño.

El Xantar Albairñense y los actos del Capítulo Serenísimo fueron la traca final a unas Festas do Albariño que estuvieron marcadas por el regreso a la normalidad después de dos años de parón obligado. Lo hicieron con muchos más días de fiesta, cargadas de actividades y con un buen cartel musical. Todo ello contribuyó a que miles de personas llenasen las calles de Cambados durante estos días, pero sobre todo, en la noche del pasado sábado, donde se calcula que pudo haber en Cambados más de 80.000 personas. La despedida de la fiesta fue a medianoche, con los fuegos artificiales desde el muelle, un punto y final espectacular para el regreso de la Festa do Albariño.

El expresidente de la Xunta desgranó los vínculos de Galicia con la producción vitivinícola, que influye en el carácter como en el nombre de Galicia, que vinculó su origen con el de la palabra cáliz.

“El albariño no se bebe para olvidar, sino que se bebe para recordar y compartir”

Alberto Núñez Feijóo - Gran Mestre del Capítulo Serenísimo do Albariño

decoration

Parafraseando a Cunqueiro, Feijóo insistió en que el vino Albariño “no se bebe para olvidar, sino que se bebe para recordar y compartir”.

También recordó los vínculos del albariño con la tradición Xacobea y las primeras exportaciones de este caldo a Inglaterra en el siglo XVII, en época del conde de Gondomar. Problemas de agenda impidieron que él y el presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, pudiesen quedarse al Xantar.

Compartir el artículo

stats