Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vecino de Valga: “Me rompieron las costillas porque piensan que soy gay”

Fue brutalmente agredido e insultado durante las fiestas de la parroquia de Campaña | Asegura que lo acorralaron y le dijeron: “Gente como tú sobra en este país”

El vecino de Valga que denuncia la agresión de tintes homófobos

Un vecino de Valga de 44 años de edad denunció ante la Guardia Civil haber sido víctima de una brutal agresión. Sucedió hace unos días en la parroquia de Campaña, durante las fiestas de Santa Ana.

Asegura que todo se debió a que, “como visto muy diferente a ellos, creen que soy gay, aunque no sea así, y por eso decidieron pegarme e insultarme”.

Se trata, en consecuencia, de un presunto delito de odio ocurrido a las cinco de la madrugada del día 27, cuando, una vez finalizada la verbena, se dispuso a recoger su vehículo para acceder con el mismo al interior del recinto con intención de poner música.

Foto que aporta el agredido para demostrar que fue operado recientemente de hernia discal. | // FDV

Así consta en la denuncia que presentó ante la benemérita, en la que explica que “una persona se puso delante del coche interrumpiéndome el paso”.

En ese instante se habrían acercado “una veintena” de individuos que se encontraban en el lugar “y se arrojaron sobre mi para empezar a agredirme e insultarme”.

Alega la víctima que le quitaron las llaves del coche y, “mientras me pegaban, me llamaban ‘maricón de mierda’, además de decirme que debería estar muerto y que gente como yo sobra en este país”.

Como visto muy diferente a ellos, creen que soy gay, aunque no sea así, y por eso decidieron pegarme e insultarme

decoration

Llegado a este extremo, y tras identificar a alguno de sus agresores, la víctima explicó a los agentes que los atacantes “ya tenían ganas de pillarme hace tiempo”. Y todo, aduce, “porque piensan que soy gay; aunque no lo soy, sino que, simplemente, visto distinto”, insiste una y otra vez.

Abundando en ello, detalla que “un día fui a las fiestas de Campaña vestido de sport, otro iba de gótico, ya que es una vestimenta que me gusta mucho, porque soy fan de la película ‘El Cuervo’, y cuando me agredieron llevaba traje”.

Aportó nombres y matrículas

Ademán de argumentar que dos personas del lugar trataron de ayudarlo mientras estaba siendo agredido, la víctima de estos hechos hizo constar en la denuncia presentada el lunes en el cuartel de la Guardia Civil de Valga datos que pueden ser relevantes en la investigación, como por ejemplo el nombre o características de algunos de los agresores y la matrícula del turismo perteneciente al que sería su cabecilla, al igual que hizo constar los datos de otro coche que “trató de atropellarme” momentos después, cuando ya se había ido a su casa.

Mientras me pegaban me llamaban 'maricón de mierda’, además de decirme que debería estar muerto y que gente como yo sobra en este país

decoration

Según consta en esa denuncia y en los partes médicos, fue atendido en el centro de salud de la localidad, donde entró quejándose de “fuertes dolores en todo el cuerpo, sobre todo en el costado y hombro izquierdos”.

La víctima del presunto delito de odio.

La víctima del presunto delito de odio.

Desde allí lo habrían derivado al Hospital de Santiago, “donde me diagnosticaron fracturas de, al menos, noveno y décimo arcos costales izquierdos”.

Al dar cuenta a FARO DE VIGO de estos hechos, el agredido asegura también que temió por su vida y que las consecuencias pudieron haber sido trágicas, ya que “solo un mes antes me habían operado de hernia discal, por lo que aún estaba convaleciente cuando me golpearon brutalmente en la espalda y el costado”.

¿Por qué puede considerarse como delito de odio?


Según el Ministerio de Igualdad, “si te agreden, amenazan o causan algún daño a ti o a tus pertenencias o propiedades, y lo hacen por tu orientación sexual o por tu identidad o expresión de género, o porque creen que eres LGTBI, aún no siéndolo, estás siendo víctima de un hecho que se considera delito y que, por esa motivación LGTBIfóbica, se califica como delito de odio”.

Así consta en la guía práctica editada por el Gobierno de España para orientar a las víctimas, a quienes se explica que “tras acudir al centro de salud o al hospital debes interponer la denuncia en una comisaría o en el cuartel de la Guardia Civil, y si en ese momento no te encuentras bien puedes hacerlo al día siguiente, con más tranquilidad y en compañía de quien tú quieras”.

En ese mismo documento se advierte de que “tanto en la denuncia verbal como en la escrita es muy importante hacer una descripción lo más exacta y pormenorizada posible de la agresión”, que es lo que ha intentado el vecino de Valga cuando acudió a la Guardia Civil.

“Esto incluye las sospechas sobre la identidad de la persona o personas que te han agredido, posibles testigos u otros detalles que puedan parecerte menores”, añaden en el Gobierno de España.

Asimismo, la Secretaría de Estado de Igualdad y Contra la Violencia de Género apostilla que “cuando estamos ante un delito de odio, además de describir de la forma más detallada posible los hechos, es muy importante que la víctima haga constar que tiene la convicción de que la han agredido, humillado y/o amenazado por su orientación sexual o su identidad o expresión de género, y que el único motivo por el que lo han hecho es esa orientación sexual o identidad de género”.

Por último, “es bueno que reproduzcas y digas las palabras, frases o insultos sobre tu orientación sexual o identidad de género que te hayan dicho quienes te han agredido y/o humillado, siendo también importante su aspecto físico y su indumentaria”.


Compartir el artículo

stats