Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De estandarte del turismo a cloaca (en pleno agosto)

Indignación en A Toxa con el enésimo vertido de aguas residuales a la ría

Los vertidos de fecales se repiten en el entorno del puente de acceso a la isla de A Toxa, donde la imagen y el mal olor son insoportables. | // FDV’ FDV

La isla de A Toxa, otrora estandarte del turismo en Galicia, vuelve a “sangrar”. Y es que padece desde hace días el enésimo vertido de aguas fecales, para indignación y estupor de vecinos y turistas.

Viene a ser algo así como una hemorragia que las autoridades parecen incapaces de contener y están matando a este importante destino turístico que antaño era la imagen no solo de O Grove y la ría, sino de toda la comunidad.

Sucede así, también, para irritación del sector marisquero, ya que los vertidos de aguas residuales afectan a uno de los bancos más importantes de la cofradía de pescadores San Martiño, con socios de O Grove, Cambados, Meaño y Sanxenxo.

Las aguas de A Toxa se convierten en un gran estercolero en plena campaña turística

En ocasiones anteriores tuvo que intervenir Augas de Galicia y determinar que existen viviendas de la isla que tienen conectados sus desagües fecales a la red de pluviales.

A lo que se suman otros problemas puntuales en las canalizaciones subterráneas que, como se observaba ayer y en días previos, hacen que las fecales salgan libremente a los bancos marisqueros de A Vía, a la altura del puente de A Toxa.

Inspección de conexiones de saneamiento en A Toxa, ayer. | // FDV

De ahí el olor insoportable y la presencia de excrementos flotando en el agua. Suena realmente desagradable, pero es el reflejo de la triste realidad en la afamada isla de A Toxa.

Y así lo denunciaron ayer grovenses y visitantes, tanto a FARO DE VIGO como al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, ante la concejalía de Medio Ambiente de O Grove y al 112.

Desde segundas residencias

Como ya se dijo en tantas ocasiones anteriores, los vecinos de O Grove que denuncian la existencia de vertidos fecales en A Toxa sostienen que “hay viviendas en alguna urbanización privada de la isla que tienen conectadas sus tuberías de saneamiento a la red de pluviales, por eso cuando la isla está a tope de gente ocupando sus segundas residencias sale la mayor cantidad de porquería al exterior”.

“Tienen que hacer algo porque esto es tercermundista”, explicaban los denunciantes de la triste situación generada en la isla meca.

Imagen deplorable

“Hay mierda flotando en el agua, el olor es insoportable y la gente que observa la escena no da crédito”, añadía un ciudadano incapaz de ocultar su enfado y preocupación.

La zona afectada.

La zona afectada. FDV

Evidentemente, el regato por el que llegan las aguas fecales a la ría de Arousa, en la isla de A Toxa, es más visible con bajamar.

Pero también existe el vertido con la pleamar, tal y como se comprobó tanto ayer por la tarde como el día anterior, cuando incluso había gente bañándose y nadando al lado de los excrementos que flotaban en el mar.

El regato que sale al mar desde las urbanizaciones de la isla. | // FDV

“Estamos ofreciendo la peor imagen posible de un pueblo turístico como el nuestro”, lamentan los mecos que ayer comentaban lo sucedido en la propia isla, mientras se escandalizaban observando como la porquería seguía saliendo al mar sin cesar.

Hay mierda flotando en el agua, el olor es insoportable y la gente que observa la escena no da crédito

decoration

“Desde el ayuntamiento deben hacer algo con urgencia, y si no es de su competencia, li que tiene que hacer el gobierno local es presionar para que la Xunta actúe de una vez por todas y ponga fin a estos vertidos que están arruinando nuestra imagen y nuestro marisco”, indicaban miembros de la cofradía de pescadores.

El punto de vertido está cerca del puente de A Toxa, al fondo. | // FDV

Llueve sobre mojado

En noviembre de 2020, FARO DE VIGO ya había informado a sus lectores de que efectivos adscritos al Plan de Control de Vertidos de la Xunta de Galicia llevaron a cabo una férrea inspección en la isla de A Toxa para dar con la procedencia de los vertidos fecales que, como estos días, suelen salir libremente por las canalizaciones de pluviales hacia la ría de Arousa.

Esas aguas sucias no van a la depuradora de residuales, sino que acaban en una de las playas de la emblemática isla y encima de los bancos marisqueros de A Vía.

Se trata, en consecuencia, de un foco de contaminación que fue objeto de múltiples denuncias en los últimos años y se localiza entre el puente de acceso a la isla de A Toxa y la parcela Z-8, donde se encuentra el centro de artesanía O Redondo.

También en agosto de 2021

También en agosto de 2021 se registraron vertidos como los ahora denunciados, comunicándose los hechos al concejal de Limpieza, Juan Ramón Outeda Montenegro, y otros miembros del gobierno socialista, alegando los denunciantes que se trata de “una situación insostenible en un municipio de excelencia turística que, además, presume de ser un referente en gestión medioambiental”.

El regato que sale al mar desde las urbanizaciones de la isla. | // FDV

Lo que hizo entonces el personal del Plan de Control de Vertidos, como en otras ocasiones, fue inspeccionar la conexiones de algunas viviendas al alcantarillado, así como revisar a conciencia los pozos de bombeo y las tuberías de pluviales tratando de encontrar el origen de los vertidos fecales.

Lo que se denunciaba tanto entonces como ahora es “una especie de riachuelo que debería servir de cauce exclusivamente para el traslado de agua de lluvia, pero por el que salen al mar restos fecales, papel higiénico, toallitas húmedas y todo tipo de materiales similares” que no solo provocan “una muy mala imagen”, sino que generan “un insoportable olor”.

Una herramienta que vela por el estado de las rías

El Plan de Control de Vertidos (PCV) es la herramienta de que dispone el ente público Augas de Galicia para hacer cumplir la legislación vigente. Para tal cometido, su personal realiza tareas de inspección y control de los vertidos al dominio público hidráulico y de los que llegan desde tierra firme al litoral, con especial incidencia en el interior de las rías.

Se trata de parte de un equipo formado por licenciados en Biología, Química, Ingeniería de Camiños y otras especialidades, además de operarios centrados en distintos ámbitos, que desarrolla todo tipo de actuaciones, desde la gestión de alertas por vertidos puntuales a inspecciones y seguimiento de los puntos de vertido, inventariados o no.

En la Consellería de Medio Ambiente, de la que depende Augas de Galicia, marcaron como objetivos del PCV “localizar puntos de vertido y evaluar su importancia; controlar el cumplimiento de los límites de vertido; y gestionar las alertas por vertidos al dominio público”.

Del mismo modo, asesora a los titulares de los vertidos “para lograr su correcta gestión” y colabora con los titulares de distintas Administraciones públicas “para subsanarlos”.

Otros objetivos fijados son la “identificación de zonas potencialmente sensibles, la definición de nuevos condicionantes para las autorizaciones de vertidos, fomentar la concienciación social, realizar planes de recuperación de zonas dañadas, promover estudios e implantar redes de control”.



Compartir el artículo

stats