Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arrecia la preocupación por los vertidos fecales e industriales en la ría

El Plan de Control de Vertidos de la Xunta trata de evitar la llegada de aguas fecales y residuos industriales a la ría.

El Plan de Control de Vertidos de la Xunta trata de evitar la llegada de aguas fecales y residuos industriales a la ría. FdV

La preocupación parece ir en aumento entre los arousanos, y muy especialmente entre los que dependen de la riqueza y productividad marisquera de la ría para subsistir.

Al igual que se preocupan los turistas que en esta época del año se encuentran en las comarcas de O Salnés y Barbanza, así como empresarios cuya actividad depende de este sector.

En todos los casos miran con preocupación las aguas sucias que se observan en diferentes puntos a causa de vertidos fecales e industriales.

Pueden citarse como ejemplos los vertidos industriales que se están investigando en Catoira y Boiro, los cuales afectan tanto al río Ulla como a la ría arousana, amenazando a zonas de producción marisquera como las de Carril (Vilagarcía) y Rianxo.

A esto se suman los fecales, que se detectan con cierta frecuencia, tanto en Arousa Norte como en Arousa Sur.

Esta misma mañana, Augas de Galicia comunicaba que ha eliminado un nuevo punto de vertido en el río O Con, en Vilagarcía, después de haber detectado una fuga desde la red de saneamiento que permitía la llegada de fecales a los desagües de pluviales.

Imagen de archivo de un vertido en el río O Con. Noé Parga

Pero, al mismo tiempo, vecinos de O Grove alertan de que en A Toxa ha reaparecido en escena un “viejo conocido” de los vertidos fecales, en este caso afectando directamente a los bancos marisqueros de A Vía, por lo que todo indica que el citado departamento, dependiente de la Consellería de Infraestruturas e Mobilidade, tendrá que volver a intervenir en la zona.

Al igual que en Catoira, donde los ecologistas insisten en que continúa el vertido al río Ulla procedente de una conocida industria, y en el Concello de Boiro, donde vecinos, conservacionistas y entidades como la Asociación de Mulleres Salgadas advierten de que hay otro vertido al mar procedente de otra importante empresa.

La zona del río Ulla afectada por el vertido, en Catoira. FdV

Alerta a través del 112

Respecto al vertido en Vilagarcía, puede decirse que Augas de Galicia dice haber recibido la alerta por esa razón a través del servicio de emergencias 112.

Se activó así su Plan de Control de Vertidos (PCV), cuyos integrantes constataron pronto que, efectivamente, existía una filtración de aguas residuales en un colector del saneamiento municipal, lo cual permitía que las aguas sucias llegaran al río a través del alcantarillado de pluviales.

Una herramienta que vela por el estado de las rías

Como se indicó en otras ocasiones, el Plan de Control de Vertidos (PCV) es la herramienta de que dispone el ente público Augas de Galicia para hacer cumplir la legislación vigente.

Su personal realiza tareas de inspección y control de los vertidos al dominio público hidráulico y de los que llegan desde tierra firme al litoral, con especial incidencia en el interior de las rías.

Se trata de un equipo formado por licenciados en Biología, Química, Ingeniería de Caminos y otras especialidades, además de operarios centrados en distintos ámbitos, que desarrolla todo tipo de actuaciones, desde la gestión de alertas por vertidos puntuales a inspecciones y seguimiento de los puntos de vertido, inventariados o no.

En la Consellería de Medio Ambiente marcan como objetivos del PCV “localizar puntos de vertido y evaluar su importancia; controlar el cumplimiento de los límites de vertido; y gestionar las alertas por vertidos al dominio público”.

Del mismo modo, asesora a los titulares de los vertidos “para lograr su correcta gestión” y colabora con los titulares de distintas Administraciones públicas “para subsanarlos”.

Otros objetivos fijados son la “identificación de zonas potencialmente sensibles, la definición de nuevos condicionantes para las autorizaciones de vertidos, fomentar la concienciación social, realizar planes de recuperación de zonas dañadas, promover estudios e implantar redes de control”.

Fue por ello que se alertó de la situación al Concello de Vilagarcía para que la corrigiera de inmediato, lo cual parece que hizo, reforzando el pozo de registro de aguas pluviales en el que penetraban las residuales.

Inspección de conexiones de saneamiento en A Toxa. FdV

A posteriori, el personal de Augas de Galicia realizó una nueva inspección en la zona y, tras tomar muestras, constató que las actuaciones realizadas por el Concello habían conseguido frenar el referido vertido de fecales al río O Con, un cauce históricamente afectado por este tipo de situaciones a su paso por la ciudad.

Como son históricos los vertidos que los vecinos de O Grove dicen haber detectado nuevamente en A Toxa, donde las aguas negras llegan al mar en un punto también conocido por los servicios de inspección de Augas de Galicia.

El regato que sale al mar desde las urbanizaciones de la isla de A Toxa. FdV

No es la primera vez, y parece que tendrá que hacerlo nuevamente, que activa su Plan de Control de Vertidos en ese lugar situado entre el puente de A Toxa y la parcela pública Z-8, donde se encuentran centros comerciales como La Aldea y O Redondo.

Como se explicó en otras ocasiones, esos vertidos fecales que llegan al mar “se cuelan” en la canalización de pluviales procedentes de algunas de las viviendas de las urbanizaciones próximas.

Los vecinos sostienen que “hay viviendas en alguna urbanización privada de la isla que tienen conectadas sus tuberías de saneamiento a la red de pluviales, por eso cuando la isla está a tope de gente ocupando sus segundas residencias sale la mayor cantidad de porquería al exterior”.

Compartir el artículo

stats