Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Malestar por el traslado de los puestos de "perritos" y hamburguesas en la Festa do Albariño

Descartan la zona de Asorey porque pertenece a otros vendedores | Anuncian movilizaciones

Ambiente en el Albariño. | // FDV

Son solo ocho ambulantes pero se harán oír en Cambados si en la Festa do Albariño les marginan y apartan del centro sus remolques de perritos, hamburguesas y refrescos.

El colectivo está dispuesto a salir con una pancarta por Cambados si el Ayuntamiento no les recoloca en los lugares habituales de trabajo. “La limpieza y seguridad no puede ser la excusa para echarnos de nuestros lugares de siempre”, señala indignada una de las portavoces del colectivo.

Descartan la primera solución del Ayuntamiento que les desplazaba al entorno del Asorey, básicamente porque es una zona ya ocupada por otros ambulantes desde hace muchos años, pero sobre todo porque temen que se desate una ola de violencia. “Ya nos han llegado amenazas y no queremos que esto se nos pueda ir de las manos porque estamos hablando del pan de cada uno”.

Por eso, insisten en que se busque una solución consensuada. “Rogamos al alcalde –Samuel Lago– que atienda nuestras peticiones de volver a ocupar los espacios de siempre, en el parque, subida al pazo de Torrado, en las inmediaciones de Caixabank, junto al Ayuntamiento, en el Mercado y frente a la Oficina de Turismo”, todas ellas zonas estratégicas que los habituales de la Festa do Albariño conocen desde hace muchos años.

El colectivo considera que apartarles del meollo de la fiesta les discrimina con respecto al “favoritismo” que se aprecia con la ubicación de las foodtrucks, “situadas todas juntas porque tienen una caravana más bonita que nuestros remolques”.

“Nosotros ya colocábamos nuestros puestos dispersos, no molestamos ni causamos más suciedad ni inseguridad que todos los demás”, recuerdan al Gobierno local. A la vez exponen que nunca se asignaron los puestos por orden de llegada. “Lo único obligatorio es presentar la solicitud en plazo”.

La competencia de las ‘foodtrucks’

“La Festa do Albariño siempre ha sido una de las citas más rentables para nuestro colectivo, la que nos garantiza cubrir una parte de los gastos familiares del año”, subraya la portavoz de este colectivo de ambulantes. “Llevamos muchos años participando en esta fiesta en la que nuestros principales clientes son jóvenes a los que de madrugada les entra el apetito y les apetece un perrito, una hamburguesa o unas patatas con un agua, un refresco o una cerveza”, explica. El problema que ahora se encuentran es la competencia de las foodtrucks, que se ha convertido en la élite de la oferta de platos rápidos en muchas de las fiestas. “Nuestros remolques son igual de dignos”, advierten.

Compartir el artículo

stats