Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estos son los retos a los que se enfrenta el albariño para ser más sostenible

Terras de Asorei y Adegas do Salnés celebran hasta el viernes el décimo Foro do Albariño

La sumiller Esther Daporta dirige la cata comentada con la que se cerró la jornada de ayer. | // IÑAKI ABELLA

La vitivinicultura no es una actividad inocua para el medio ambiente, pero sí puede ser sostenible. De hecho, lo es. Así lo planteó ayer José Manuel Andrade, director de la fundación Juana de Vega, en la jornada inaugural del décimo Foro do Albariño, un curso de verano organizado por la Universidade de Santiago de Compostela con la colaboración de Adegas Terra de Asorei y de la Asociación de Adegas do Salnés. Pero que la producción de vino sea una actividad respetuosa con el medio no quiere decir que no haya margen de mejora. En opinión de José Manuel Andrade, bodegas y viticultores pueden reducir su impacto ambiental utilizando mejor los productos fitosanitarios, obteniendo más energía de fuentes renovables, como la solar, y apostando por los “ecoenvases”.

Participantes en la cata del Foro do Albariño. | // IÑAKI ABELLA

La sostenibilidad medioambiental y social de la actividad vitivinícola centrará buena parte del Foro do Albariño de este verano, que se inauguró ayer en las instalaciones de Terra de Asorei, en Meis, y que se prolongará hasta el viernes con jornadas también en Cambados. José Manuel Andrade, director de la fundación Juana de Vega, fue uno de los ponentes de la sesión de ayer miércoles.

Recordó que el concepto de sostenibilidad fue acuñado por primera vez por un jurista alemán en 1713, y que es el “necesario equilibrio del desarrollo de la actividad económica con el mantenimiento del medio ambiente”, de modo que la generación de riqueza económica y el bienestar social que esta produce no vayan en detrimento del medio. El director de la fundación Juana de Vega está convencido de que el sector vitivinícola gallego es sostenible, y aportar para ello varios argumentos.

La viticultura genera el 6% del PIB en la comarca de O Ribeiro

decoration

Así, hace hincapié en que genera riqueza en el medio rural, contribuyendo de este modo a fijar población y a mantener vivas muchas localidades. En este sentido, apunta que la importancia del sector del vino en el conjunto de Galicia es modesta (supone el 0,32 por ciento del Producto Interior Bruto gallego), pero que esos porcentajes se disparan en los territorios vitivinícolas. En Rías Baixas la participación del sector en el PIB ya sube hasta el 1,48 por ciento, “pero en la comarca de O Ribeiro es del 6 por ciento”.

José Manuel Andrade, en primer término, durante su ponencia INAKI ABELLA DIEGUEZ

Desde el punto de vista ambiental, bodegas y viticultores también contribuyen a la sostenibilidad, “mediante la recuperación de variedades autóctonas de uva”. Al mismo tiempo, las plantaciones evitan la erosión de los terrenos y son efectivos “cortafuegos”. El director de la fundación Juana de Vega expuso que la actividad también es sostenible al crear riqueza en otros sectores (por ejemplo, el de transporte), y porque la explotación del enoturismo permite poner en valor el patrimonio histórico de cada lugar.

Retos de futuro

No obstante, no todo es idílico. Uno de los retos que debe afrontar el sector es el de reducir (o mejorar) la utilización de los productos fitosanitarios, que son muy perjudiciales tanto para la salud humana como para el medio, hasta el extremo de que algunos expertos los han vinculado a la mayor presencia de algas que generan, a su vez, auténticos quebraderos de cabeza a los mariscadores.

Andrade sugiere que hay que introducir mejoras tecnológicas en los viñedos o los equipos que minimicen el impacto de estas sustancias sobre el entorno; insta a investigar para la obtención de productos igual de efectivos contra las plagas, pero menos dañinos; y por apostar por la agricultura de precisión, “para que los fitosanitarios se apliquen solo en aquellas partes del viñedo dónde sean necesarios, y cuándo sean necesarios”.

Otra de las mejoras que propone es la de obtener una mayor cantidad de energía a través de fuentes renovables, como la solar, “para reducir la huella de carbono”. También anima al sector a probar con los envases sostenibles, puesto que no solo se trata de una acción necesaria para frenar la contaminación, sino que también es un tipo de producto que están demandando los consumidores, cada vez más sensibilizados sobre la importancia de frenar el calentamiento global.

Andrade también aboga por ayudar a las pequeñas empresas a ser más rentables, y considera que habría que modificar la Lei do Solo para que las bodegas situadas fuera de núcleo puedan acoger alojamientos turísticos.

La cosecha se adelantó 11 días en los últimos 20 años

Los viticultores empiezan la vendimia cada vez más pronto. Según los datos aportados por José Manuel Andrade, el inicio medio de la recolección se ha adelantado 11 días en los últimos 20 años. “El cambio climático ya está afectando a la sostenibilidad del sector”, declaró. Así, los viticultores no solo tienen que enfrentarse a un mayor número de fenómenos meteorológicos adversos -desde heladas o precipitaciones en forma de granizo hasta sequías prolongadas-, sino que también se está viendo como la maduración es más temprana y las graduaciones alcohólicas son más elevadas.

El director de la fundación Juana de Vega alerta al respecto de que, “si cambia el clima, cambian los vinos”, puesto que estos dependen de las condiciones meteorológicas y de las características del suelo. Por ello, animó a los viticultores a introducir en sus explotaciones las técnicas de la viticultura de precisión -un ejemplo son las estaciones meteorológicas o los sistemas automatizados de fertirriego-, y a aprovechar las variedades autóctonas de uva, más resistentes a unas condiciones ambientales duras y a las plagas. El experto también aboga por profundizar en la Lei de Recuperación da Terra Agraria de Galicia, pues permitiría poner a disposición de viticultores o bodegueros que desean ampliar sus explotaciones la superficie de cultivo que necesitan y a la que actualmente no pueden acceder porque está abandonada.

La tarde de hoy está dedicada a la recuperación del “espadeiro”

El Foro prosigue hoy con ponencias en las que se abordarán, entre otros asuntos, la viticultura de precisión, o un proyecto sobre el uso de algas marinas en la agricultura. Ya por la tarde, habrá una sesión específica sobre el espadeiro, que incluye una cata comentada de Xoán Cannas, del Instituto Galego do Viño.



Compartir el artículo

stats