Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La concesionaria entiende que las obras de la nave de O Aguiúncho “tienen luz verde”

La empresa considera que Portos de Galicia está obligado a permitir la construcción al contar con el informe positivo del Instituto de Estudios del Territorio a los requerimientos

Hace siete meses vecinos de A Illa se manifestaron en contra del levantamiento de la nave. | // NOÉ PARGA

El futuro de la construcción de la nave de invernaje para embarcaciones en la explanada de O Aguiúncho, en A Illa, podría desbloquearse en una fecha próxima. Al menos esa es la convicción de la empresa promotora, Outros Adaxes S.L., a tenor de la evolución de las gestiones realizadas en las administraciones que le darían “luz verde”.

Tras la polémica suscitada respecto a la legalidad de la obra, la concesionaria respondió a todos los requerimientos, “aún considerándolos improcedentes”. Tras ello señalan que el Instituto de Estudios del Territorio, a quién Portos de Galicia solicitó un informe, no parece haber manifestado ninguna oposición a la construcción de la nave. Además, la Consellería de Medio Ambiente, máxima autoridad en política paisajística que fue consultada en el período de información pública, tampoco se opuso a su construcción”.

En la conclusión de Outros Adaxes SL se apunta directamente a Portos de Galicia señalando que “no tiene otra opción que autorizar el levantamiento de la edificación, pues fue esta misma entidad la que ya manifestó que se habían cumplido con todos los requerimientos legales e incluso se había ido más allá de los requerimientos normativos”, atendiendo así a la demanda manifestada por algunos sectores sociales de A Illa, “sectores que tampoco mostraron oposición durante el período de exposición pública”, puntualizan.

En la misma línea, desde la empresa constructora también muestran su incredulidad con el Concello de A Illa al apuntar que “ había manifestado su intención de acudir a la Justicia para intentar parar el proyecto, pero no ha realizado ninguna acción en ese sentido y ello se debe, al parecer, a que el proyecto cumple con todas las exigencias legales y cuenta con una licencia municipal que no ha sido puesta en cuestión”.

Los antecedentes de la situación de la nave recogen un proyecto de construcción que superó el período de exposición pública sin recibir ninguna oposición, obteniendo la licencia municipal y la aprobación del replanteo, así como del proyecto constructivo. Tras ello y cuando se iba a proceder a su levantamiento, recuerda la propia empresa “hubo una manifestación a la que acudieron unas doscientas personas y fue en ese momento cuando Portos ordenó la paralización de las obras”. Una decisión que la empresa concesionaria ha recurrido ante el juzgado de lo Contencioso Administrativo de Santiago de Compostela.

Con la obra paralizada desde diciembre, el concesionario tuvo que atender dos nuevos requerimientos “pese a considerarlos improcedentes”. Por ello presentó el Estudio de Impacto Paisajístico con 24 infografías y Portos de Galicia remitió el documento al Instituto de Estudios del Territorio. Añaden desde Outros Adaxes que “en su informe, el IET, considera que, al parecer, se cumplen todos los requerimientos legales y no se opone a la construcción de la nave, por lo que es de esperar que, en fecha próxima, Portos de Galicia autorice definitivamente su levantamiento”.

Compartir el artículo

stats