Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quedan solo tres días para acelerar los desbroces de fincas y las rozas en los montes

Particulares, comuneros y administraciones deberían haber eliminado la maleza para evitar el riesgo de incendio forestal

Trabajos de desbroce realizados esta semana en Curro. | // FDV

El tiempo cambiante, con olas de calor y lluvias alternas en las últimas semanas, han provocado un crecimiento desmesurado de la biomasa cuando se aproxima la época de los incendios forestales.

Medio Rural ha advertido a los propietarios de fincas particulares de la obligación de mantenerlas limpias de maleza antes del próximo 31 de mayo bajo el apercibimiento de multas y de repercutirles el coste de los trabajos si hacen caso omiso de la obligación. Cierto que los responsables de las carreteras continúan con desbroces, pero permanecen muchos espacios públicos de riesgo.

Es el momento de acometer con urgencia los desbroces para minimizar la amenaza de incendios forestales este verano que está a la vuelta de la esquina.

Medio Rural ha establecido el 31 de mayo como fecha límite para que las fincas estén en condiciones de revista pues en caso contrario todos los propietarios se arriesgan a multas considerables e incluso a que le embarguen sus cuentas si no satisfacen el coste de los trabajos que asuma la administración.

Uno de los incendios forestales de 2006 en el monte de Xiabre. | // IÑAKI ABELLA

La orden está dirigida tanto a los particulares como a entidades colectivas del estilo de las comunidades de montes que, a estas alturas, ya deberían haber procedido a reducir la biomasa con el fin de aminorar los efectos de un incendio forestal, evitar en suma que ocurra algo similar a 2006 cuando ardieron casi al completo Xiabre, Lobeira y otras sierras próximas. Y es que en absoluto parece descabellado que en el período estival se registren olas de calor pues el cambio climático ha provocado un aumento de las temperaturas que suponen de por sí una alerta que debe tenerse en consideración.

La masa forestal en el Vial del Puerto adquirió un considerable volumen.   | // FDV

La masa forestal en el Vial del Puerto adquirió un considerable volumen. | // FDV REDACCIÓN

Pero también es preciso poner de manifiesto que las comunidades de montes no tienen excusa para retrasar estos trabajos, no en vano reciben subvenciones para realizarlos en vez de que dichos recursos se destinen al engorde de sus cuentas, simplemente.

La limpieza de los montes, de los caminos forestales y de las vías de comunicación se convierte en estos momentos en una perentoria necesidad, en tanto que con estas labores de rareo se garantiza especialmente la integridad de las personas y los bienes materiales.

Pero en O Salnés todavía quedan muchas zonas en las que apenas se ha intervenido y en el que la maleza ha adquirido mayor tamaño del que resultaría aconsejable, eso sí, en muy poco tiempo.

Los deberes de la administración

Los Ayuntamientos y la Administración autonómica también tienen muchos deberes por hacer. Baste con echar un vistazo a los trabajos que durante meses se han llevado a cabo en torno a la glorieta de Curro, entre los municipios de Meis y Barro, un espacio en el que ya empezaba a brotar de forma desmesurada, por lo que el mantenimiento que ya ha iniciado Carreteras debe ser al detalle.

La actividad en este momento resulta más sencilla tras los trabajos realizados en 2021. Cierto que la actuación realizada hace unos meses ha repercutido en la seguridad del tramo, pero el riesgo sigue latente por el hecho de que la vegetación es especialmente densa en las zonas que han sido excluidas de la circulación de vehículos, al quedar en un cajón el proyecto de autovía a Vilagarcía.

Con todo, la Administración autonómica debería dar ejemplo en esta excluida gran franja de xestas y otros arbustos que han crecido de forma desmesurada en los últimos años y que supone un peligro en caso de incendio por su fuerte potencial como energía calorífica.

Como en esta carretera autonómica, también se observa una enorme desidia todavía por parte de los Ayuntamientos, que han actuado de forma muy tímida en sus zonas de competencia. Un caso muy claro se ve en el polígono de Baión donde también la maleza ha adquirido un tamaño preocupante y eso que en el último año ha sido uno de los que fueron favorecidos por las promociones del Seaga para revitalizarlos. El vial del Puerto es otro de los ejemplos.

Obligación

Cabe recordar que el pasado año, la Xunta remitió a los Ayuntamientos de toda Galicia alrededor de 200.000 notificaciones para apremiar a los propietarios de fincas particulares que no habían atendido a sus obligaciones de forma conveniente.

En fuentes de este departamento se estima que este año se emitirán otras tantas como resultado de las inspecciones realizadas en toda Galicia .

Compartir el artículo

stats