Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un histórico de la hostelería que cierra

La calle A Baldosa pierde una de sus referencias, el bar Insuíña

José Benito Durán Durán, propietario del Insuíña, antes de cerrar sus puertas para siempre, ayer. M. Méndez

La historia de los pueblos también se cuenta a través de la historia de sus bares. Y la cafetería Insuíña es un buen ejemplo, con mucha historia que contar.

Ayer cerró definitivamente sus puertas, después de 23 años de actividad ubicado en un lugar estratégico del casco urbano de Vilagarcía, en pleno centro de la calle peatonal y de vinos A Baldosa.

Aunque casi todos los lectores sabrán de qué bar se trata, aquellos que no lo ubiquen podrán recordar si han estado en su interior si se les explica que de sus paredes colgaban espectaculares fotografías gigantes que mostraban la dramática lucha de las gentes del mar contra la marea negra provocada por el hundimiento del petrolero “Prestige”.

La recogida de las últimas mesas del local, ayer. | // M. MÉNDEZ

Era, en cierto modo, un bar de puerto situado en el centro de una ciudad. Un local que bien podría considerarse un homenaje permanente a los pescadores, mariscadores y, sobre todo, a los bateeiros.

Su propietario, José Benito Durán Durán, ha decidido cerrar sus puertas por razones personales, plenamente justificadas. Se dispone a retirarse después de tres décadas en el mundo de la hostelería, ya que antes del Insuíña había regentado otro negocio similar, durante siete años, en su tierra, Vilaxoán.

El Xoxe's, el más veterano y el único que resiste de los históricos

Se cierra así un capítulo en la historia de la hostelería vilagarciana y, particularmente, de la popular y carismática calle de vinos A Baldosa, donde el local más veterano ahora mismo, y el único que queda de los tiempos de esplendor, es el Xoxe’s.

José Benito Durán, entrando al local, realizó ayer la recogida de los últimos muebles. M. MÉNDEZ

Estos negocios fueron, en los años ochenta y los noventa, reclamos indiscutibles de Vilagarcía. De aquellos que reunían casi a diario a una multitud de vilagarcianos. Sobre todo los fines de semana, cuando resultaba casi imposible transitar por A Baldosa, y eso que las terrazas de antes no eran como las de ahora.

El Xentes de Vicente y Casa Román

Negocios como el bar Xentes que regentaba el fallecido Vicente Avilés, ahora un local ampliado y reinventado que funciona a modo de vermutería, el Stocolmo 2.0.

Eran locales que, como se decía anteriormente, forman parte de la historia de Vilagarcía, al igual que Casa Román, donde actualmente funciona la tapería-vinoteca La Baldosa, o el Xesteira, en cuya ubicación se encuentra ahora la Atlántica.

Compartir el artículo

stats