Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gran despliegue policial en Cambados para trasladar a los detenidos de la "Kerumán"

El operativo en los Juzgados de Cambados fue de los de mayor envergadura de los últimos años

Algunos de los vehículos policiales desplazados a Cambados INAKI ABELLA DIEGUEZ

Hacía mucho tiempo que no se veía en los Juzgados de Cambados un despliegue policial de la envergadura del de ayer. Habría que remontarse a operaciones como la “Tabaiba”, hace algo más de una década, para encontrar una jornada con un trajín de fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado similar al de este jueves.

Eran las diez y cuarto de la mañana cuando arribaron a la calle Fonte de Fefiñáns, en la parte posterior del edificio de los Juzgados de Cambados, los dos primeros furgones de la Policía Nacional. Apenas unos minutos después llegaban el autobús de traslado de presos de la Guardia Civil, y tres furgones más, dos de la Policía Nacional y uno de la Guardia Civil. En total, se desplegaron por la calle más de una veintena de agentes, algunos de ellos equipados con chalecos antibalas. También acudieron al Juzgado, vestidos de paisano, varios de los responsables de la investigación, que han llevado a cabo el EDOA de la Guardia Civil y el Udyco de la Policía Nacional.

Participaron asimismo en el operativo dos agentes de la Policía Local de Cambados, que cerraron la calle al tráfico poco después de las 11 de la mañana, puesto que algunos vehículos policiales quedaron parcialmente estacionados sobre la carretera. Los coches que bajaban por el cuartel de la Guardia Civil tuvieron que seguir recto hasta el cruce con la avenida de Madrid.

En los furgones viajaban los 16 detenidos que iban a ser puestos a disposición de la juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Cambados, María José Caramés, y del fiscal Servando Caíño, que pertenece a la especialidad de Drogas de la Fiscalía de Pontevedra.

La Policía Local cerró al tráfico la calle Fonte de Fefiñáns. | // IÑAKI ABELLA

Los agentes condujeron en primer lugar al interior del Juzgado a los investigados que representaba el despacho legal de O Grove Bruber Avogados, puesto que según fuentes judiciales, el letrado tenía fijado desde hacía un tiempo un juicio para media mañana y la juez accedió a ver primero a sus representados para que el abogado pudiese acudir a dicha vista y no fuese necesario aplazarla.

Mientras, en las aceras, visiblemente nerviosos, varios familiares de los arrestados esperaban novedades sobre sus parientes, a los que mandaban breves mensajes de ánimo o cariño en los breves momentos en que eran conducidos desde los vehículos policiales al interior del Juzgado, y viceversa.

En un primer momento, cuando estalló el grueso de la operación, el martes pasado, la previsión inicial de la juez de Cambados era la de repartir las declaraciones en dos días, entre el jueves y hoy viernes.

Sin embargo, finalmente fue posible realizar todo el procedimiento en una sola jornada, y pasaban unos minutos de las seis y media de la tarde de ayer cuando el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia comunicaba un escueto resumen de los autos dictados por María José Caramés.

La operación se produce apenas dos semanas después de la “Munari-Cundinamarca-Tulipán”, otra operación contra la fabricación de embarcaciones presuntamente dedicadas al narcotráfico, y que también se dirimió en Cambados.

Compartir el artículo

stats