Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otra buena razón para visitar los jardines de Quinteiro da Cruz y el pazo de Rubiáns

Se integran en el selecto club de la Red Europea de Jardines Históricos

Una visita a Quinteiro da Cruz, que también forma parte de la Ruta do Viño Rías Baixas. | // IÑAKI ABELLA

Los jardines de Quinteiro da Cruz, en Ribadumia, y del pazo de Rubianes en Vilagarcía, se han incorporado a la prestigiosa red europea de Jardines Históricos, que hasta esta semana estaba integrado por solo 40 propiedades en todo el continente. El reconocimiento se entregó en la asamblea general de la red, celebrada estos días en Lloret de Mar (Cataluña), y en el global de Galicia se han incorporado nueve jardines, vinculados todos al cultivo de las camelias. Los diplomas de certificación fueron entregados por el máximo responsable del Instituto Europeo de Rutas Culturales, Stefano Dominioni.

Quinteiro da Cruz y el pazo de Rubiáns ya forman parte de la Ruta da Camelia de la Xunta de Galicia, y poseen ambos desde 2014 el reconocimiento de Excelencia Internacional en la Camelia. En los últimos años se han convertido, junto al jardín inglés del pazo de A Saleta (Meis), en visita obligada para los aficionados a la botánica y el paisajismo ornamental. Entre sus visitantes hay tanto particulares y grupos de procedencia nacional como de extranjeros. Esta incorporación a la red de Jardines Históricos servirá sin duda para dar un espaldarazo todavía mayor a sus colecciones botánicas en el mercado turístico internacional.

La red forma parte de los Itinerarios Culturales Europeos, creados por el Consejo de Europa, y entre los que se encuentran desde el Camino de Santiago hasta la Ruta de los Vikingos, pasando por itinerarios dedicados a Mozart, Le Corbusier, Napoleón o los Hugonotes. En el caso de los jardines gallegos, el certificado lo recogió de manera conjunta la Xunta de Galicia. Además de Quinteiro da Cruz y Rubiáns, han obtenido el diploma los pazos de Oca (A Estrada), Quiñones de León (Vigo), Lourizán (Pontevedra), Santa Cruz (Vedra), Mariñán (Bergondo), el castillo de Soutomaior y la alameda de Santiago de Compostela.

Una familia junto a un camelio, en Rubiáns. | // NOÉ PARGA

Con estas incorporaciones, Galicia pasa a reunir la mayor concentración de jardines históricos de España, puesto que hasta ahora solo había otros cinco en todo el país, en las comunidades de Andalucía, Islas Baleares, Cataluña y Madrid. Los demás Estados europeos con propiedades en esta selecta relación son los de Georgia, Alemania, Hungría, Grecia, Italia, Polonia, Portugal e Italia.

Tras recoger los certificados de los nueve jardines, desde la Xunta se resaltó que con este reconocimiento se busca avanzar, “en una oferta turística cultural, de calidad y diferenciada, basada en un recurso turístico de excelencia que encaja con la promoción de un turismo responsable, sostenible y vinculado con las experiencias únicas y con la conservación de los entornos”, al tiempo que se fomenta la internacionalización del turismo cultural de Galicia.

Tras los pasos del fundador de Vilagarcía

El origen del pazo de Rubiáns se localiza en una torre fortaleza del siglo XII. Fue el fundador de la actual Vilagarcía, García Caamaño, quien en 1411 convirtió la propiedad en su residencia. Sin embargo, el actual aspecto de la construcción se le debe a un arquitecto francés, autor de la profunda rehabilitación que se llevó a cabo en el siglo XVIII. A nivel patrimonial, cuenta con elementos como una capilla de finales del siglo XVI, dedicada a San José. La finca es de 70 hectáreas, y destaca no solo por la riqueza de su colección de camelias -cuenta con unas 4.500 plantas, de 800 variedades-, sino también por la presencia de ejemplares únicos de magnolios, eucaliptos, araucarias o alcornoques.

Una casa de estilo neoclásico señorial gallego

En lo que respecta a Quinteiro da Cruz, la casa es del siglo XVIII, y es un buen exponente del estilo neoclásico señorial gallego. En la propiedad llaman la atención desde su hórreo de piedra de más de 15 metros de longitud hasta su capilla del siglo XVI, además de dos cruceiros, varias fuentes y el palomar. El jardín destaca también por su exuberancia, con un millar de variedades de camelia, e interesantes exponentes de bosque autóctono gallego. Los propietarios de la finca han creado también dentro del jardín una serie de rincones literarios dedicados a escritores vinculados de un modo u otro a la casa de Ribadumia, como Camilo José Cela o la brasileño-española Nélida Piñón. Ambas propiedades están inmersas a estas alturas de la primavera en la temporada alta de visitas al jardín, puesto que los mejores meses para disfrutar de la belleza de las camelias son los comprendidos entre enero y abril.

Compartir el artículo

stats