Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El agua más barata que sale de Treviscoso hacia O Salnés

La instalación fotovoltaica tuvo un coste de 120.000 euros pero fue financiada en gran parte con fondos de la Xunta

Espectacular instalación de placas solares sobre el gigantesco techo de la depuradora de Treviscoso

La planta fotovolaica de Treviscoso empieza a dar rentabilidad transcurrido un año de la instalación de los paneles solares sobre el gigantesco techo de la depuradora que suministra agua potable a la comarca de O Salnés y gestiona la Mancomunidade.

Ello ha sido posible porque el organismo comarcal ha contado con una importante subvención de la Xunta que aportó más de dos tercios de los 120.000 euros que costó en su día la instalación de las placas solares que generan más de la mitad de la energía necesaria para el proceso de depuración de las aguas del Umia, pues en horario nocturno se depende aún de la red eléctrica para el movimiento de los motores de bombeo.

Proyecto de optimización

La puesta en marcha de las instalaciones se produjo como consecuencia de un proyecto de optimización energética que además del ahorro económico implica una importante reducción de las emisiones de carbono, causantes del efecto invernadero.

Aljibes en los que se almacena el agua procedente del Umia desde Ponte Arnelas Iñaki Abella

Precisamente en el informe que se justifica el proyecto se explicaba que la estación de tratamiento presentaba entonces carencias, basadas fundamentalmente “en la no utilización de modelos sostenibles, el nulo aprovechamiento (anterior) de las energías renovables como la fotovoltaica y la falta de un modelo adecuado de gestión energética.

Con la instalación de los paneles se ha conseguido un cambio trascendental en el sentido, sobre todo, de “aprovechar la energía renovable fotovoltaica disponible, sin impacto”, a la vez que se redujo a casi la mitad “el consumo energético mediante el uso de tecnologías más eficientes” y limpias.

Subida desorbitada de la luz

Asimismo la Mancomunidad se ha blindado, casi por carambola, contra la desorbitada subida experimentada en los últimos meses de la luz eléctrica. Ya en su momento se aconsejó esta solución para “evitar las fluctuaciones excesivas del modelo por precios crecientes del coste de la energía”, que como se vaticinó en el estudio presentado a la Mancomunidade, “conducen a desequilibrios económicos o a escenarios hostiles”-

El agua sube 5 kilómetros desde Ponte Arnelas

La planta de tratamiento de Vilanova dispone de una captación de agua procedente del Umia, en Ponte Arnelas, que desde una cota muy baja es impulsada por dos equipos de bombeo y uno de resguardo con capacidad simultánea de 370 litros por segundo. Una vez que llega a la estación tras recorrer cinco kilómetros por una tubería de fundición, esta tiene una capacidad máxima de tratamiento de 420 litros por segundo, consistente en procesos de cloración, floculación, decantación, filtración y desinfección. Una vez concluido el tratamiento, desde la ETAP se conduce el agua hasta el depósito de red de alta de la Mancomunidade con 10.000 metros cúbicos de capacidad.

El generador instalado consta de 258 módulos con una potencia de 380 watios cada uno, lo que hace que el parque genere un total de 98 kilowatios y dos convertidores de corriente continua en alterna con una potencia de 50 kilowatios cada una.

8.760 horas de ahorro

Gracias a ello se consigue un grado de autoconsumo en las horas más caras del suministro eléctrico. El cálculo del ahorro se realizó mediante el cruce de los valores horarios de las 8.760 horas anuales de la energía producida por la instalación fotovoltaica y la energía consumida. Cierto que la energía generada no podrá ser gastada en su totalidad en el proceso de depuración, si bien se utiliza para otros usos como el bombeo solar del agua o a satisfacer los aumentos proyectados de tecnología en la propia ETAP.

Las estimaciones, además del ahorro de un 55,8% de energía implica una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en unas 67.658 kilos de CO2 al año.

El tratamiento requiere 237.000 kilowatios/hora

La decisión que animó la instalación del parque fotovoltaico se fundamentó sobre todo en el hecho de que la ETAP de Treviscoso consumía 237.000 kilowatios por hora, destacando el gasto en hora punta y llana, es decir con luz diurna pues suponía un 60% del total (124.000 kilowatios). Era lo que había que corregir fundamentalmente; de ahí que se entendiese la energía fotovoltaica de autoconsumo instantáneo como la mejor solución, en tanto que ni siquiera genera vertidos excedentes. También se tuvo en cuenta la posibilidad de aprovechar la cubierta plana del depósito principal pues esta permitió la adecuada orientación de todos los módulos fotovoltaicos, que necesitan una inclinación de unos 30 grados de ángulo para recibir la energía solar. La instalación explican tiene como fin conseguir un ahorro energético en las instalaciones de la Mancomunidade y mejorar el impacto ambiental que produce el propio tratamiento del agua potable, que da servicio a casi toda la comarca.

Compartir el artículo

stats