Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las residencias de nuevo en el ojo del huracán por COVID: la de Ribadumia llegó a 95 casos

El cribado de ayer martes indicó que solo quedan 32 usuarios positivos

Una usuaria de la Domus Vi de Ribadumia recibe la tercera dosis de la vacuna INAKI ABELLA DIEGUEZ

El cribado de coronavirus que se llevó a cabo en la residencia Domus Vi de Ribadumia el pasado jueves, 20 de enero, encendió todas las alarmas, puesto que se detectaron 95 positivos: 80 eran usuarios, y 15 trabajadores. Esta cifra, sin embargo, ha descendido en las últimas horas. La empresa explica que durante la jornada de ayer martes se llevó a cabo un nuevo sondeo, y que el número de contagiados de COVID ha caído ostensiblemente. Se mantienen los 15 positivos en la plantilla, pero en el caso de los usuarios, ahora son 32 los contagiados.

Pero las grandes dimensiones del brote han provocado de nuevo quejas por parte de organizaciones como Trega (Traballadores de Residencias de Galicia), que vinculan la dificultad para contener los grandes focos de coronavirus en los geriátricos con la falta de personal y las dificultades para aplicar los protocolos de seguridad. Un punto de vista que no comparte Domus Vi.

Sonia Jalda, de Trega, afirma que, “podemos aceptar que haya cinco, diez personas contagiadas, pero no 80”, y recuerda que hasta el último cribado, estaban aislados más de la mitad de los residentes en el geriátrico, que dispone de 152 plazas. En su opinión, estos brotes tan grandes se producen, “porque algo se está haciendo mal”. “Hay protocolos, pero es imposible cumplirlos por falta de personal”, sostiene.

La representante de Trega acusa también a la Consellería de Política Social, pues entiende que tras casi dos años de pandemia tendría que haber legislado ya de algún modo para mejorar la situación en los centros de la tercera edad. “La residencia de Ribadumia sigue sin sectorizar, y aunque los usuarios que han dado positivo están separados de los demás, hay tan poco personal que al final un mismo trabajador tiene que atender tanto a los que tienen COVID como a los que no”. Mientras, desde la empresa, argumentan que los positivos permanecen confinados en una planta solo para ellos, y que se están haciendo cribados de manera regular. Domus Vi aduce asimismo que la mayoría de los casos son asintomáticos o leves. Fuentes sindicales, sin embargo, advierten de que algunos usuarios han sido trasladados al hospital.

Compartir el artículo

stats