Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acceso más cercano a la iglesia de Lores

La apertura de la nueva calle en la parroquia de Lores es ya visible. | // FDV

La apertura de la calle en el centro de Lores toma ya forma al completarse el desmonte de todo el terreno, y alcanzar la obra el vial superior en el que desemboca para su comunicación con la iglesia.

Una vez completado el desmonte de esos 130 metros de longitud, se trabaja ahora en la construcción de los muros de mampostería para la contención de taludes en ambos lados, además de la disposición de las primeras losetas de piedra serrada para los márgenes.

A la par, se actúa también en una obra paralela, que es el acondicionamiento del vial superior con el que ha entroncado, con el objetivo de mejorar las condiciones de la circulación.

Por esta razón se mantiene cortado al tráfico el sinuoso vial interior entre Caxoi y A Laxe, que es el que da servicio a la iglesia parroquial de Lores, vial este que a la par se dotará de un nuevo pavimento.

La nueva calle responde en sí a una obra latente desde hace 9 años, cuando el concello con Jorge Domínguez en la alcaldía, la concibiera en 2012.

El proyecto requirió de una ardua tramitación, con modificación puntual del PXOM y su paso por diferentes organismos, caso de Urbanismo, Patrimonio y Carreteras, entre otros. Asimismo, se necesitó de un proceso de expropiación de los terrenos a ocupar, lo que supuso un desembolso de 27.180 euros.

El proyecto, que se fue tramitando en anteriores mandatos, llegó así encomendado para que, a finales de junio pudiera adjudicarse. Por concurso, se lo llevó la firma coruñesa Obras Gallaecia S.L., en base a un montante de 279.667,42 euros que rebajaba en 55.316 euros el prepuesto técnico de partida, el cual que ascendía a 346.600 euros.

Las obras arrancaban así a mediados de agosto y, en base al plazo de ejecución pactado, se prevé, serán entregadas el próximo mes de marzo.

El proyecto responde a una calle ascendente prácticamente en línea recta, y que dotará a Lores de un acceso cómodo al templo, más aún cuando se permitirá tirar del área de estacionamiento en pleno centro de Lores, a pie del inicio de esta nueva calle.

El vial resultante tendrá de una anchura de 8 metros, de ellos 2,25 metros en aceras y los 5,75 restantes para calzada, con circulación de vehículos en doble sentido.

Además se dotará de saneamiento y red de agua, amén de sustituir los servicios municipales aéreos, caso de alumbrado público y la instalación de baja tensión y cableado de telecomunicaciones, además de contar con zona verde dotada de mobiliario.

Compartir el artículo

stats