Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para fraccionar los impuestos locales en Vilagarcía

La concejala de Facenda, Luz Abalo, y el alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela. | // IÑAKI ABELLA

El año 2022 será el primero en el que el Concello de Vilagarcía ponga en marcha el plan personalizado de pago de impuestos a pleno rendimiento. Tras la experiencia piloto de este año (cuando el fraccionamiento se situó en un máximo de seis cuotas), en 2022 los contribuyentes podrán abonar la suma anual de sus tributos en una única cuota o bien en cuatro, seis u once. El plazo para acogerse a esta iniciativa termina el 30 de noviembre.

Los interesados deben acudir al departamento de Rentas sin necesidad de pedir cita previa. Únicamente deben presentar el DNI y allí le harán una estimación de la suma total que le corresponde desembolsar en 2022 por las tasas e impuestos municipales. Una vez conocido el importe, el solicitante podrá elegir el fraccionamiento que más le conviene.

Las cuotas comenzarán a abonarse el 1 de enero. Una vez empezado el año continuará abierta la inscripción en el plan personalizado de pagos, pero ya para aplicarlo en el siguiente ejercicio económico, en 2023.

El gobierno de Alberto Varela puso en marcha esta iniciativa la pasada primavera, cuando se adhirieron en esta fase experimental 213 vecinos. La intención de los socialistas es “facilitar a los vilagarcianos el cumplimiento de sus obligaciones fiscales con la administración municipal, de forma que dividan el pago en función de sus necesidades y como mejor les convenga”.

¿Qué recibos puede aplazar?

Los tributos susceptibles de entrar en el plan son los siguientes: Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), saneamiento, basura, circulación, vados e Impuesto de Actividades Económicas (IAE).

Los requisitos son que el contribuyente tenga unas obligaciones tributarias anuales mínimas de 100 euros y que la cuota mensual a establecer no baje de los 15 euros.

Este pago aplazado no conlleva ningún tipo de recargo.

El plan es una opción completamente voluntaria. El vecino que no solicite su adhesión seguirá abonando los impuestos utilizando el sistema actual, según el calendario fiscal del Concello.

El contribuyente podrá cancelar su plan de pagos cuando lo desee. Con respecto a los que lo tienen aprobado, no tendrán que renovarlo cada año, sino que se les prorrogará de forma automática.

Compartir el artículo

stats