Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Centollo, cerdo y vaca cachena, protagonistas del finde

Asistentes al maridaje entre vaca cachena y centollo. FdV

El Concello de O Grove sigue inmerso en las jornadas de exaltación del centollo promovidas por Empresarios Grovenses de Bens e Servicios (Emgrobes), la Administración local y la cofradía de pescadores.

Presentación del producto en Marisquerías Solaina.

Presentación del producto en Marisquerías Solaina. FdV

La afluencia está siendo notable en los hoteles y restaurantes colaboradores, entre los que se encuentran el Solaina, que es siempre una garantía de éxito, y el Cons da Garda, donde se organizó también el ya tradicional maridaje entre el crustáceo diferenciado con la marca “Centolo do Grove” y la vaca cachena que se cría en los montes comunales de San Vicente.

Un momento de la matanza de Quinteiro de Temperán. | // FDV

La misma parroquia, por cierto en la que se desarrolló la fiesta de la matanza del cerdo, completando así un fin de semana especialmente intenso desde un punto de vista lúdico y gastronómico.

Respecto a esto último, hay que decir que fue en el centro de interpretación de la cultura agraria conocido como O Quinteiro de Temperán donde se escenificó durante el fin de semana el tradicional proceso de matanza del cerdo, lo cual incluía tanto el sacrificio del animal como acciones tan importantes como su despiezado, el momento en el que se le prende fuego, para eliminar pelos y cualquier “impureza”, el laborioso trabajo de lavarlo a conciencia y la retirada de las vísceras con las que se elaboran chorizos y morcillas.

Un momento de la escenificación de la matanza. FdV

A lo que se suma la recogida de la sangre necesaria para hacer filloas y toda una larga relación de rituales que forman parte del modo de vida en el rural gallego de hace más de un siglo.

Diferentes pasos para la preparación de las filloas. FdV

Todo ello es lo que se quiso recuperar en el museo asentado en el lugar de Cacheirás, el cual trata de recobrar la normalidad tras el COVID con este tipo de fiestas de exhibición y degustación que no solo incluían la matanza y la preparación de filloas de sangre, sino también un almuerzo a base de diferentes carnes.

La guía explicando las características de la casa, ante la "lareira". M.M.

La llevada a cabo en O Quinteiro do Temperán, donde se reproduce a conciencia una casa del rural propia del siglo XVIII, fue una verdadera exhibición con la que recuperar aquellas matanzas que se efectuaban cada otoño y servían para dar de comer a familias enteras durante meses.

La limpieza, vaciado y despiezado del animal. FdV

No está de más recordar que este centro de interpretación de la cultura agraria es una casa "labrega" que recrea una vivienda de aquellas en las cuales los humanos compartían espacio con animales, donde las lareiras daban calor a la familia, ahumaban los chorizos caseros o calentaban la leche recién ordeñada. Una casa típica de esas en las que tanto niños como adultos se reunían para contar historias y cantar al lado del fuego o del alambique en el que se hacía la caña.

Una de las principales dependencias del museo. FdV

Todo ello puede verse en este espacio museístico del lugar de Cacheirás que se presenta como un centro etnográfico nacido con la intención de "conservar, interpretar y divulgar los valores de la cultura tradicional del mundo agrario en Galicia".

La vivienda, con sus fotos antiguas, su mobiliario tradicional, lareira y bodega, reproduce todos los detalles precisos para dejar volar la imaginación y recordar tiempos pasados.

Imagen correspondiente a una matanza anterior. FdV

Lógicamente la parte principal, prácticamente el universo de esta casa, es la zona de la lareira, donde se hace la comida, se superan los rigores invernales y se hace una vida familiar que nada tiene que ver con la era de las nuevas tecnologías.

La faceta divulgativa de este enxebre hogar se complementa con la eira, donde pueden verse todo tipo de herramientas -muchas casi desaparecidas-, útiles de labranza e incluso una antigua carpintería y un alambique en funcionamiento.

Imagen de archivo del taller de O Quinteiro. FdV

Así, entre carros, arados y mallos, el visitante puede trasladarse al pasado, como también asistir a talleres, exposiciones, jornadas de trabajo, visitas guiadas y otras muchas actividades.

A modo de ejemplo, la citada matanza, pero también las sesiones nocturnas de "contos na lareira" o las jornadas de iniciación al mundo de las setas.

Compartir el artículo

stats