Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El motociclismo gallego se viste de gala en Vilagarcía

Muchos reivindicaron ayer la necesidad de un gran circuito de velocidad gallego. | Iñaki Abella

El motociclismo gallego lució sus mejores galas ayer en Vilagarcía. El Auditorio congregó a pilotos, escuderías y aficionados a un deporte que tiene en el Moto-Club VF Timing de Vilagarcía uno de los referentes en materia organizadora de eventos y competiciones.

La gala sirvió para premiar a los mejores pilotos del curso. | // I. ABELLA

Tras una temporada en la que se ha ido recuperando la normalidad fueron varias las carreras que se llevaron a cabo en diferentes circuitos como los de Forcarei o As Pontes con la entidad vilagarciana como anfitriona. Un VF Timing, liderado por Daniel Vázquez y Sandra Fernández, que han organizado esta temporada ni más ni menos que un Mundial de supermoto gracias a la confianza depositada en ellos por la Federación Internacional de Motociclismo. Además, solo 15 días después, y también en el circuito A Magdalena de Forcarei, organizaron el Campeonato de España de minivelocidad, además de sus citas habituales con las competiciones autonómicas.

El Moto-Club VF Timing ejerció de anfitrión en un acto que tuvo lugar en el Auditorio y que puso el broche a la temporada

decoration

Todo ese trabajo tuvo su broche en una gala en la que se congregaron cinco categorías diferentes con varios galardonados en cada una de ellas. Cerca de medio centenar de pilotos se sucedieron por el escenario del Auditorio como integrantes de los diferentes podios de la temporada. Desde los más noveles en la categoría de minimotos hasta el apartado de supermoto en el que el primer puesto como mejor piloto del curso recayó en Marco Díaz Montenegro, seguido de José Ucha Prado y Antonio Lestón Permuy.

Además del agradecimiento a instituciones y patrocinadores allí representados, el acto sirvió también para reafirmar el compromiso de poner todo el empeño en el mejor desempeño de la próxima temporada. Otro de los deseos compartidos es el que se centra en la posibilidad de disponer de un gran circuito de velocidad en Galicia, una vieja reivindicación que ayer volvió a sonar en Vilagarcía.

Compartir el artículo

stats