Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sede de Protección Civil de Ribadumia carece de agua y tiene fallos eléctricos

Enrique Oubiña, con el presidente de la agrupación, Andrés Otero, en la sede de Protección Civil. | // CEDIDA

Somos Ribadumia denunció ayer el supuesto maltrato del grupo de gobierno de esta localidad hacia la agrupación de Protección Civil. La formación que lidera en el consistorio Enrique Oubiña llega a asegurar que los lavabos de la sede del equipo de emergencias ni siquiera tiene un servicio digno de agua. En este sentido, el concejal difundió un vídeo en el que se ve como al abrir un grifo sale apenas un hilo de líquido. “Es muy lamentable que una instalación municipal no tenga ni los servicios más básicos, esté sin agua y no revise la instalación eléctrica, que tiene un cortocircuito que desde hace meses está haciendo saltar los diferenciales, algo muy peligroso”.

El edil de Somos Ribadumia también acusa al gobierno municipal de no tramitar el pago a la agrupación de los servicios prestados en emergencias. Sobre esto, Oubiña recuerda que Ribadumia aprobó en 2016 una ordenanza que faculta a Protección Civil a cobrar una tasa a las compañías aseguradoras tras participar en determinados operativos, como los accidentes de tráfico o los incendios urbanos. Pero para ello, el Ayuntamiento tiene que emitir a finales de cada año un informe sobre los ingresos y gastos derivados de esta actividad, y eso no se hizo. Enrique Oubiña estima que eso ha privado a la agrupación de Ribadumia de unos 2.000 euros al año, “una cantidad muy importante si tenemos en cuenta que del Concello solo perciben 3.000”.

Los accidentes de tráfico se están derivando a la agrupación de Cambados, que sí puede cobrar por su trabajo en las emergencias

decoration

La agrupación de Protección Civil es una asociación independiente del Concello, pero tradicionalmente vinculada a la administración local, como sucede en todos los ayuntamientos. De hecho, siempre tienen sus sedes en dependencias municipales, y desarrollan gran parte de su trabajo a petición de sus respectivos concellos. En algunos casos, las agrupaciones tienen dos fuentes de financiación principales: las ayudas municipales, y los ingresos obtenidos por su trabajo en las emergencias.

En el caso de la de Ribadumia, según Oubiña, la aportación municipal sigue siendo la misma desde antes de 2012, y no cobran por actuar en las emergencias por el supuesto bloqueo del gobierno que dirige David Castro. “Desde hace meses todas las actuaciones relacionadas con accidentes de tráfico en nuestro concello se están derivando a la agrupación de Cambados, que factura a las aseguradoras en base a las tasas estipuladas en su reglamento”. Oubiña acusa al alcalde de querer “desgastar” al personal de Protección Civil para que se vaya, y le pide que, “deje de enfrentarse a los colectivos”.

Compartir el artículo

stats